DE TERROR

Hace un tiempo una amiga amante de todo lo retro, a sabiendas de que soy bastante adepta a escuchar bandas sonoras de películas me recomendó la de The Rocky Horror Picture Show. El nombre me sonaba pero no emergía claramente de mi caos mental, lugar a donde fueron rápidamente a parar el nombre de la película y la recomendación.

Un tiempo después la misma amiga me invitó a una especie de performance basada en la película y pensé que era finalmente hora darle un vistazo, pero ni siquiera me informé correctamente sobre la historia ni las implicancias de la película y me fui armada con nada más que un par de facts: que estaba protagonizada por Susan Sarandon y que era una película de culto (imaginé una clase B de terror).

Resulta que The Rocky Horror Picture Show es una película de 1975 basada en el musical del mismo nombre de Richard O’Brien, dirigida por Jim Sharman y protagonizada no sólo por Susan Sarandon sino también por Tim Curry (los otros son para mí desconocidos así que los dejamos en el tintero).

Ya en la entrada se empezaron a ver seres con atuendos afines a la categoría de películas clase B: pelucas fluorescentes, imitadores de Elvis, etc. La sala era bastante poco propicia para proyecciones (larga y angosta, con una especie de pórtico que dividía la sala en dos y hacía sentir a los que estábamos sentados atrás de que nos estábamos perdiendo todas las cosas buenas).

Cuando vi las fotos antes de entrar pensé que uno de los actores era Freddy Mercury y mi cerebro colapsó porque yo estaba segura de que FM nunca había actuado pero lo que veía contradecía eso. Resulta que era Tim Curry, quien definitivamente me sorprendió ya que para mí siempre fue el manager del Hotel Plaza en Mi Pobre Angelito 2. Me costó de todas formas sacudirme la sensación de que era Tim Curry y no Freddy Mercury el que actuaba. O era Tim Curry haciendo de Freddy Mercury haciendo de Dr. Frank-N-Furter…tan confuso.

El show empezó con una introducción a cargo de una especie de show-woman que nos indicaba cómo se tendría que comportar la audiencia durante la proyección: cantar, bailar, gritarle cosas específicas a determinados personajes (“asshole” – pronunciado ‘esol’ por la audiencia – para Brad, “nice” para Janet o sonidos guturales como “huh!” para el Dr. Frank-N-Furter). Bien.

La introducción empezó bastante interesante y divertida (o así fuimos inducidos a creer) en la cual se pasaban una atrás de la otra (en forma cronológica desde lo que me pareció el comienzo de los tiempos) las introducciones de la 20th Century Fox con su música correspondiente, siendo requerido de la audiencia que “cantara” la música con papapapams y moviendo los brazos cual director de orquesta. A todo esto algunos de los Elvis y demás seres se habían distribuido por la sala y merodeaban los pasillo y/u ocupaban asientos vacíos para “motivar” a la audiencia a participar.

Luego de una agotadora sesión introductoria (ya para la vez número 12 la gracia se había esfumado), comienza finalmente la película.

IMG_0503

Resulta que la idea (que, desde ya admito, es muy buena) es hacer participar al público de la película, contraria al concepto de ver la película sentaditos y calladitos, hacer de ver la película una fiesta. La falla, para mí, estuvo en la puesta en práctica: una serie de actores vestidos en forma similar a los de la película “actuaban” la película en el escenario y tomándose ciertas libertades con los diálogos (agregando frases cuando los actores callaban y cosas por el estilo). Rápidamente saltaron varios problemas: ¿qué sigo? ¿la película o los actores en vivo?, los actores en vivo a veces hablaban sobre los actores de la película y además tapaban los subtítulos entonces no se entendía ninguna de las tres cosas, la audiencia que gritaba impedía escuchar los diálogos de la película y los de los actores en vivo que tapaban los subtítulos o sea era imposible entender prácticamente nada. De vez en cuando los actores en vivo salían del escenario o hacían participar (por ejemplo sacaban a bailar) a personas de la audiencia. Se ve que había un grupete que disfrutaba mucho de este tipo de proyecciones (o yo no recibí el kit) porque en determinadas ocasiones todos gritaban la misma frase en el mismo momento (“you should be so lucky!”, fue una de las que escuché en respuesta a uno de los pensamientos de la protagonista) o sacaban implemento (diario para cubrirse la cabeza) cuando en la película llovía y en la sala de proyecciones los secuaces de Elvis pasaban con pulverizadores para mojarte. En fin.

Las partes que realmente valieron la pena para mí fueron las de las canciones. Como es un musical y la gente se sabía todas las canciones, todos se paraban, bailaban y hacían las coreografías y eso estaba bastante bien porque realmente uno se sentía partícipe. También cuando pasaba algo y en la película todos aplaudían o gritaban, entonces la audiencia también y eso daba un efecto muy interesante.

Conclusión: muy buena la película, malísima la actuación de Susan Sarandon, buenísima la de Tim Curry, excelente banda sonora, malísima puesta en práctica de una idea interesante de show. De todos modos fue bueno saber que en Milano no todo es perfecto y de alta calidad, también tiene sus esqueletos en el armario o, como en este caso, merodeando salas de proyecciones.

Advertisements

2 thoughts on “DE TERROR

Deja aquí tu comentario

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s