El destino final I: cementerios, tumbas, mausoleos y camposantos

Y llegó la hora de presentar otro de mis intereses en el campo cultural artístico, al que he dedicado gran parte de mis estudios teóricos y tiempo durante mis viajes: cementerios, mausoleos, memoriales y camposantos.

Todo surgió durante un estudio que hice en mis primeros cursos de Teoría de la arquitectura, con una tesina dedicada al estudio urbanístico/arquitectónico/artístico del cementerio de mi ciudad, Salto, que despertó una curiosidad por este tipo de lugares aún no satisfecha pasados ya casi 15 años. A eso siguió el diseño de un panteón para el mismo cementerio, pasando luego por el estudio de la simbología relacionada a la muerte.

Empecemos por los cementerios que son casi una reproducción en miniatura de la ciudad, con sus callecitas, barrios, zonas para los ricos con sus panteones-mansiones, zonas para los menos ricos que viven/descansan en edificios de apartamentos/nichos, y lugares para los aún menos ricos, sin pavimento ni numeración ni nombres en placas de bronce. Por hoy, éste será el tipo de cementerio que nos interesará.

Un buen ejemplo de esto es el cementerio de La Recoleta, en Buenos Aires:

El equivalente a los edificios de apartamentos: Con todo y sus edificios antiguos y/o en reforma:

Alguna que otra cosa un poco más fuera de lo común: Y un bonus por contar con tumbas de personajes célebres:

Una de las cosas que más disfruto de los cementerios es ver las esculturas; basta un poco de telas de araña, musgo  o un juego de luces y sombras correcto para que la carga simbólica y expresiva se aprecie al máximo.

Las columnas truncadas simbolizan una vida terminada antes de tiempo pero…¿cuál no lo es?

Creo que este no requiere explicación alguna, pero se dice que representan el cráneo y tibias de Jacques de Molay, último maestro de los Caballeros Templarios, que fueron retiradas de las cenizas por sus fieles, luego de ser éste quemado en la hoguera el viernes 13 de octubre de 1307.

Incluso después de años de estudiar simbología, siempre me encuentro con algo que me deja perpleja, como éste. Asumo que la esfera es un globo terráqueo, pero la forma de S podría ser el eje (¿quizá el que une tierra y cielo?) o las dos serpientes del caduceo de Mercurio, pero en la parte inferior se parece a un reloj de arena. Después está la especie de “nube” alrededor del globo que parece surgir de la forma en S, y ni hablemos del “soporte” del globo. Como se dice en inglés “your guess is as good as mine”.

Otro clásico que no requiere explicación: el reloj de arena con alas. Aunque a estos gatos parece no interesarles que el tiempo vuele.

Sin embargo, no nos olvidemos de uno de los clásicos: el cementerio de Père-Lachaise, en París, que seguramente es el número uno en cuanto a número de cadáveres célebres que aloja se refiere. Ya el hecho de que ofrezcan una lista de las tumbas con las coordenadas para ubicarlas dice bastante.

Y también estaba la de Edith Piaf, por ejemplo, pero sin duda la más visitada es la de Jim Morrison:

No me sorprende que sea un cementerio italiano el que considero de mayor calidad escultórica, además de tener una distribución muy clara y limpia, con sorpresas aquí y allá y algún que otro toque contemporáneo: el cementerio Monumental de Milán.

El edificio principal funciona como acceso pero alberga otras funciones como capilla, mausoleos y memoriales varios. Otra observación del cementerio en general es que no transmite la sensación de decadencia y abandono que suelen transmitir estos lugares sino que, por el contrario, da una sensación de grandeza, gloria y orgullo como sólo los milaneses saben hacerlo.

Y mientras algunos se aburren…

…otros se vuelcan a la vida religiosa…

…o (¿re?) encuentran el amor.

Algunos, como la del frente, parece haber aceptado su destino, pero al del fondo lo capté en plena ejecución de su intento de fuga.

Si partimos de la base que las esculturas representan en esencia el carácter de las personas en vida, las siguientes son bastante elocuentes.

Este señor, por ejemplo, no parece haberse portado muy bien con su mujer, y ella está determinada a hacérselo pagar por el resto de la eternidad:

A ésta parecía gustarle mucho tomar sol:

Y a esta otra bueno…a buen entendedor…

¿Escultura mortuoria para una joven arquitecta/viajera?

Ésta nos advierte de los peligros de estar obsesionada con el laciado del cabello. Una muerte terrible, sin lugar a dudas.

Tengo que admitir que las tumbas de niños siempre me dieron impresión:

A veces no es necesario tener una imaginación muy desarrollada para ver más que simplemente sombras:

El personaje más célebre que encontré:

Como tantos otros del mundo occidental, el Monumental es también profuso en referencias masónicas:

Éste seguro era algún arquitecto setentoso que literalmente llevó su parcialidad por las paraboloides hiperbólicas y el acero inoxidable hasta la tumba.

Y termino con una de las construcciones que más disfruté, ¿arquitectura escultórica o escultura arquitectónica?

Así es casi imposible no caminar hacia la luz…

Advertisements

Deja aquí tu comentario

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s