ExpoMilano2015_BiteIII

Este capítulo lo empezamos a la grande con quizá el pabellón más requerido por todos y que superó ampliamente cualquier record de asistencia, largo de cola y tiempo de espera.

Menos mal que estaba dividido en dos áreas, para una había que hacer cola y para la otra no, así que no pude evitar dar una ojeada. Y no me arrepentí: el olor que había ahí dentro (una especie de plaza de comidas con una escenario donde cantaba una geisha y donde invitaban a todos a probar los fideos soba) era tan pero tan japonés que me transportó inmediatamente a mis días de viaje en aquel país hace ya diez años. Y me hizo pensar en cómo por más que viajemos a un lugar, nos podemos llevar un souvenir, muchas fotos, videos con sonidos, algún que otro snack o ingrediente para cocinar en casa, pero el olor de un lugar jamás lo podemos embotellar o empaquetar, y lo podemos llevar con nosotros sólo en los recuerdos. Pero estos olores son indescriptibles, y sólo estar en el propio lugar o sentirlo tan perfectamente reproducido como lo estaba en el pabellón de japón nos puede hacer recordarlos y experimentarlos nuevamente. En fin, puedo decir que en pocos minutos viajé aromáticamente por Japón estando en suelo Italiano. Magnífico.

Expo 2015Japón_Expo 2015

Expo 2015

 Una pasada veloz por el de Marruecos, país que me encanta pero que tengo ya bastante trillado.

Expo 2015

Y llegamos a Turquía que es un mi país “espina” porque me muero de ganas de conocerlo pero cada vez que estoy pronta para comprar el pasaje sucede algo que me impide viajar (que la peste aviar, que el golpe de estado, que ataques terroristas…). El pabellón tiene una estructura más bien abierta con diferentes puntos de atención que se concentran en varios aspectos de la cultura turca.

Expo 2015

Expo 2015Japón_Expo 2015

Lo de las manos que ofrecen especias para oler me pareció una idea fantástica al inicio, hasta que me di cuenta de que implicaba poner mi nariz donde la habían puesto ya millones de personas así que decidí pasar de la experiencia y simplemente admirar la idea. Otros detalles eran realmente exquisitos.

Expo 2015

Después de una refrescada en las pérgolas vaporizadoras llegué a Estados Unidos que estéticamente hablando es muy estadounidense en el sentido industrial y anodino y desde el cual se podía apreciar el igualmente anodino pabellón de China Corp. OK, el “muro verde/vegetal” del pabellón USA se reconoce como gesto pero me esperaba algo un poco más original y vanguardista.

Expo 2015

Expo 2015

Yo empecé de atrás para adelante y visité primero la exhibición Fotoscape que incluía toda la imaginería yankee que bien conocemos.

Expo 2015

Después se pasa a la “gran sala” donde se ubicaban diferentes monitores con personalidades del food & beverage hablando de food & beverage como el ítalo-americano Tom Colicchio, conocido por el programa Top Chef (al menos en lo que a mí respecta).

Expo 2015Expo 2015

Meh.

El pabellón de Kuwait me hizo acordar a los viejos ejercicios de estructuras tensadas que hacíamos en la facultad y el de los tubérculos a que debo controlar mi consumo de carbohidratos.

Expo 2015Expo 2015

En el de Irán sentí la necesidad imperativa de detenerme, no solo porque es un país que hace años todo el mundo me viene diciendo que es fantástico y tranquilo para visitar, sino porque ofrecía sombra para refrescarse mientras aprendíamos un poco sobre el país.

Expo 2015

Expo 2015

Particularmente interesante era el jardín interior con diferentes hierbas que se usan en la cocina iraní, así como bustos de científicos y otros personajes ilustres de la salud y la alimentación que Irán como pueblo ha brindado a toda la humanidad.

Expo 2015Expo 2015

Para redondear la experiencia y terminar de dejarme con unas ganas locas de comprar un pasaje aéro a Irán apenas salida de la Expo, mostraban un video que explicaba cómo funcionaban los qanat o sistema de irrigación que aprovechaba las pendientes del terreno para fornir de agua a amplias extensiones de territorio sin el uso de bombas, sistema que eventualmente fue adoptado por pueblos a lo ancho y largo del mundo.

Velozmente pasé por Chile, reyes de la construcción en madera y antisísmica.

Expo 2015

La fachada del pabellón de Ecuador estaba hecha de miles de tubitos superfinitos de aluminio pintado que generaban el efecto cortina. Muy original y coloridotengo que admitir. Ecuador está sin dudas en mi lista de países a visitar antes de morir pero la cola era tan larga que tenía miedo de, justamente, morir esperando.

Expo 2015

En el de Alemania tuve que detenerme absolutamente por cuestiones sentimentales, cualquier cosa que me haga sentir vagamente que me encuentro en mi país-amor platónico para mí es digno de visita.

El pabellón en sí sigue la línea de las estructuras tensadas, con piezas a forma de pétalo muy similares a las del pabellón mejicano, pero lo que tenía este pabellón, como lo tiene toda Alemania como ningún otro país en mi opinión es la calidad de los espacios públicos. No es un pabellón al que se entra como se entra a un espacio cerrado, sino que es pabellón con diferentes “espacios de acontecimientos” como decía nuestro señor Koolhaas.

Expo 2015Expo 2015

Expo 2015

Durante el recorrido uno podía detenerse en puntos con información de las diferentes provincias alemanas. Poco didáctico si me preguntan a mí, el único punto débil.

Expo 2015

El de Austria cerrado y frío, lejos de representar f´sicamente los espacios y cualidades de la Austria que yo conozco, país madre de ciudades como Vienna y Salzburgo, joyas de Europa.

Expo 2015

Y ahora sí, llegamos a uno de mis preferidos y me emociono nuevamente de sólo recordarlo. Ay Slovenia, cuándo te conoceré? Tan cerca y tan lejos…

Expo 2015

Slovenia tendrá dos kilómetros de playa en el Mediterráneo, si acaso, pero el feeling playero que tiene vibra en la misma frecuencia que mi personalidad. Todo el pabellón se centra en Slovenia como país natural y para disfrutar al aire libre, promoviendo productos como la sal/arena (o arena salada o sal arenosa, todavía no terminé de entender), la simple agua de las montañanas o la miel. Un pabellón sencillo pero lleno de invitaciones a explorar y descubrir, especial para mentes curiosas como la mía.

Expo 2015Expo 2015

Expo 2015Expo 2015

I definitely feel love.

Otro de mis favoritos a pesar de ser un clásico pero que ganó por haberme sorprendido con la sencillez y genialidad de la idea, perfectamente ejecutada. Podría decir que Francia es uno de los pocos países que puede irse por la borda con todas las cosas que tiene para ofrecer en cuanto a comida y bebida, los temas de la Expo. Sin embargo decidieron trabajar con la simple idea de la despensa subterránea de las casas europeas, donde se deja fermentar o afinar el vino que se hace en casa, madurar los quesos y embutidos caseros o se almacenan los víveres para pasar el invierno. El segundo toque de genialidad fue el de asociar la despensa con la idea de la caverna, dándole un efecto más dramático y dinámico. Grande Francia.

Expo 2015Expo 2015

Expo 2015

Y termino este Bite con uno de mis absolutos favoritos, aunque conceptualmente bastante alejado del tema de la alimentación: Polonia. Etéreo, poético e intimista, un verdadero oasis dentro del hormigueo de la expo y permitía olvidar que se estaba rodeadio de miles de personas y con los ojos de todo el mundo encima.

En realidad la alimentación está subliminalmente presente en forma de cajones de manzana que son los que componen los muros exteriores del pabellón, dispuestos en forma tal que dan sensación de porosidad y levedad a toda la estructura.

Expo 2015Expo 2015

Luego de una parada para leer un poema de Wisława Szymborska entramos en un jardín interior llevado al infinito por las paredes espejadas. Representa un huerto de manzanas inspirado por la pintura “Weird Garden” de Mehoffer. Daba ganas de quedarse en ese lugar idílico, más allá del tiempo y el espacio, para siempre.

Expo 2015Expo 2015

En la planta inferior se dispuso un área interactiva, con una Bocca della Verità que volvía locos a los niños y unas vidrieras también interactivas al estilo con objetos artesanías polacas. Operando el vidrio como si de un touch-screen se tratara se podía encontrar información sobre los diferentes objetos.

Expo 2015Expo 2015

Nos vemos en el cuarto y último bite!

Advertisements

ExpoMilano2015_BiteII

En el último post nos habíamos quedado observando embobados el espectáculo de luz y color a la medianoche en el Árbol de la Vida, pero es hora de seguir avanzando, y entramos en una zona que, a mi parecer, a nivel organizacional está un poco marginada pero que vale la pena explorar de todas formas.

Allí se encontraban el pabellón Love It, diseñado para Copagri por EMBT, que contenía diferentes mostradores donde semana a semana se turnaban productores de toda Italia para exhibir y hablar de productos típicos italianos. La idea de la estructura era de prácticamente generar una cúpula que diera la idea/sensación de estar a cielo abierto como los mercados callejeros italianos, pero protegiendo físicamente el interior de las inclemencias del tiempo. Por eso los diseñadores propusieron una estructura híbrida de madera (que a su vez tiene unas dimensiones tales a modo de dar sombra al interior) y paneles de PVC que cubren los huecos entre la estructura de madera, permiten el pasaje de luz y protegen a su vez de la lluvia y el viento.

Expo 2015

A unos pasos nos encontramos con el gran dragón rojo de la expo: el pabellón de China Vanké. Si no fuera tan obvia la asociación diría que últimamente estoy viendo demasiados capítulos de Hannibal. Con todo respeto, pero para una amante del diseño de pabellones todo ese espacio desperdiciado me hace doler un poco el alma. Además me resisto a la forma obviamente resultante de un momento de jugueteo con diferentes efectos que ofrece un programa de proyectación 3D.

Expo 2015Expo 2015

A pesar de todo no es tan inquietante como el pabellón de New Holland, que tiene esa seudo-colina sobre la cual está aparentemente suspendida un tractor de unas cuantas toneladas. Digo aparentemente suspendida como podría decir aparentemente viniendo colina abajo para aplastar a todo aquel que no salga de su camino o que se esté bañando en el seudo-tajamar…¿en pendiente?

Expo 2015

El pabellón de Coca-Cola es todo lo pop que uno se puede esperar, con la silueta de la botella y el logo repetidos ad infinitum (hasta en las sillas, por el amor del cielo), todo coloreado con el clásico rojo.

Expo 2015Expo 2015Expo 2015

Más al fondo encontré un par de joyitas como el clúster Islas, mar y comida.

Expo 2015

Sin duda alguna el clúster Zonas Áridas, no solo era deliciosamente fotogénico sino que también deliciosamente aromático. Esta amante de la cocina árabe fue muy feliz olfativamente, una pena que el calor me quitara el apetito, a pesar de que el cluster ofreciera sombra y corrientes de aire fresco que aliviaban el calor.

Expo 2015Expo 2015

Y bueno, como el deber del cronista es mostrar lo bueno, lo lindo, lo malo y lo feo, les presento el pabellón de Alessandro Rosso, un grupo que se dedica al marketing y promoción de eventos, exhibiciones, viajes y congresos. El pabellón fue construído en 40 días y estaba diseñado para ser desmontado y reutilizado (desde que ha terminado la Expo no he ido a controlar si efectivamente fue así o era todo publicidad; si algún lector sabe qué fue de la vida de este pabellón, que avise). Oremos para que su próxima reencarnación sea más estéticamente placentera.

Expo 2015
Y así termina mi recorrido por la “periferia” de la expo, e inicia el recorrido por el decumano, eje principal a lo largo del cual se desarrolla la exhibición. Me encuentro primero con el pabellón del Reino de Omán, que recuerdo me produjo un primer impulso de entrar pero por algún motivo que ahora no recuerdo lo abandoné, y creo que tenía mucho que ver con el estilo Disneylandia del pabellón.
Expo 2015Expo 2015
El de Indonesia, sin embargo, cumplía con las condiciones de ser interesante, sin cola y ser un país que me gustaría visitar, así que me mandé, pero igual de atractivo que se veía desde el exterior, era de decepcionante dentro.
Expo 2015Expo 2015

Excepto por la muy rescatable mesa de las especies.

Expo 2015

Después del touch & go en el pabellón de Indonesia me adentré en el de Turkmenistán, con toda su parafernalia ex URSS, espejos, megalomanía y arabescos, esa mezcla exquisita ruta-de-la-seda de mongoles, soviéticos y árabes.

Expo 2015Expo 2015
Expo 2015

Después de eso pasar a Estonia es un cambio poco menos que abismal. El pabellón estonio es todo diseño escandinavo con su minimalismo, autismo y toques de genialidad.

Expo 2015

Empezando por los sofás semi-autistas (con mini-ventanucas para de todas formas mantener el control sobre lo que nos rodea), pasando por los rincones de contemplación autista al maravilloso jardín suspendido que invitaba a sentarse y escuchar el cantar de las diferentes especies de aves, con algunas “cabinas de avistamiento” a través de las cuales se podía obtener información de las diferentes especies y ver videos de las aves en su estado natural.

Expo 2015Expo 2015
Expo 2015Expo 2015

A todo eso le sumamos las diferentes cabinas con juegos interactivos y unas terrazas con vistas espectaculares de los entornos y tenemos una fórmula ganadora.

Expo 2015Expo 2015

Tengo que admitir que de Rusia no me esperaba una cosa con tanto gusto y tan interesante por lo cual dejaremos pasar algún que otro detalle kitsch/soviético. Obviamente la megalomanía y la cosa espejada no podía faltar, pero lograron conjugarlo en un único gran gesto que yo apodé la gran ménsula espejada rusa.

Expo 2015
Expo 2015Expo 2015

El interior del primer piso estaba salpicado de paneles retroiluminados con diferentes temas como por ejemplo la planta que porduce determinado grano, o los diferentes elementos químicos que en esencia es lo que consumimos cuando comemos.

Expo 2015Expo 2015
Expo 2015

Uno que otro poster de propaganda soviética es inevitable.

Expo 2015

Y se apreció la muestra de objetos tradicionales no-kitsch.

Expo 2015

La reina del segundo piso era una pantalla cóncava sobre la cual se proyectaban imágenes a vuelo de pájaro de Milán (como el momento en el que saqué la foto) o ciudades rusas que me hizo dar unas ganas locas de volver a ese país tan cercano e igualmente tan extraño.

Expo 2015

Termino esta etapa con dos pabellones que sobrevolé en el sentido de que pasé velozmente pr delante sin entrar, el de Eslovaquia (quizá porque no me parecía particularmente interesante) y el de Qatar, país que sobrevolé en el cual aterricé tantas veces y además cuna de mi aerolínea preferida, pero que nunca tuve la verdadera oportunidad de visitar. Lamentablemente, esta fue otra de esas veces: la cola era demasiado larga. A no desesperar, no faltará oportunidad, Qatar.

Expo 2015Expo 2015

Atardecer en el MUDEC

Milán constantemente nos regala oportunidades para la cultura, que se aceptan aún más alegremente cuando suceden a la hora del famoso aperitivo milanés. Por eso el relativamente recientemente inaugurado (2015) MUDEC o Museo de las Culturas del Mundo de Milán permite el ingreso hasta las 22.30, dando suficiente tiempo para hacer una parada técnica en algún bar de la zona a degustar un Spritz o Negroni Sbagliato antes de embriagarnos de cultura. En mi caso puntual fue un Vermentino de Cerdeña en God Save the Food en Via Tortona.

Hay pocas cosas tan deliciosas como la hora del aperitivo en Milán en primavera.

Expo 2015Expo 2015

El MUDEC se encuentra en Via Tortona (zona navigli/Porta Genova para los conocedores), era un antiguo establecimiento fabril cuyo proyecto de reestructuración estuvo a cargo del estudio David Chipperfield Architects.

El hall en sí no tiene gran interés en particular, es hasta demasiado cerrado para mi gusto, hasta anodino diría, hasta que uno logra focalizar la vista en la escalera y la curiosidad empieza a tomar las riendas del recorrido. Mmm qué habrá ahí…

Expo 2015Expo 2015

Bam!

Expo 2015Expo 2015

Nos encontramos con ese espacio uterino per luminoso, del que nos cuesta salir. Representa el punto de encuentro de las diferentes culturas. Físicamente nos obliga a inclinar la cabeza hacia arriba y abrir la boca. Wow.

Pero vamos a lo que esencialmente nos trajo hasta aquí que es la exposición temporaria de Joan Miró, que por cierto va a estar hasta el 5 de setiembre así que hay tiempo todavía. Primera vez prácticamete que reporto un evento cuando aún está sucendiendo. Shame on me.

Expo 2015

A tomar en cuenta: todas las fotos fueron clandestinamente tomadas.

Sin ser extremadamente simplista podemos decir que la obra de Miró se puede resumir en blanco, negro, azul, verde, rojo y amarillo, pájaros/mujeres y estrellas. En mi opinión es el hijo que nunca tuvieron Mondrian y Kandinsky. Para demostrar mi teoría empiezo por una de sus obras más emblemáticas: Mujer en la noche.

Expo 2015

De todas formas, como pintora amateur respondo a su imaginación y creatividad, porque es muy fácil caer en decir “son garabatos”, pero se nota que cada trazo es intencional y libre a la vez en cuanto expresa perfectamente, de la forma más dinámica y orgánica, una idea o un sentimiento, no una imagen prefijada en la mente del artista. A las pruebas me remito: Figura, Pájaros III.

Expo 2015

Otras son dignas de tatuajes como ésta de un gallo en blanco y negro.

Expo 2015
El siguiente grupo de 3 lo encuentro fascinante, primero por el uso del negro y segundo porque parecen ser ventanas a través de las cuales miramos dentro de la mente creadora de Miró.
Expo 2015
Hablando de inmiscuirse en la mente creadora del autor, en diferentes puntos de la exhibición se puede acceder a dispositivos de realidad aumentada es decir, unas lentes que nos posicionan virtualmente en el taller de Miró y nos permiten mirar a nuestro alrededor (la imagen se mueve siguiendo los movimientos de nuestra cabeza en todos los sentidos para mostrarnos los espacios como los veríamos si estuviéramos parados ahí dentro). Estas cosas me encantan.

Del siguiente cuadro admiro la composición en general, tantos elementos diferentes dispuestos con tan perfecta armonía y tensión que parecería que mover o sacar uno solo de ellos haría que el resto se cayera al suelo como una torre de yenga o una pompa de jabón cuando explota.

Expo 2015

En una de sus diversas etapas creativas, Miró experimentó con los grabados, impresiones y serigrafía, lo que le permitía crear una base compositiva repetible que después alteraba de diferentes formas, como por ejemplo cambiando los colores como en Ratón negro con mantila.

Expo 2015
Y por aquí se terminó mi recorrido por la obra de Miró, pero la noche aún continuaba y el MUDEC tenía preparada otra sorpresa, ideal para una amante de las maquetas como quien escribe: una muestra llamada SEMPERING que trataba sobre proceso y patrones en la arquitectura y el diseño. Básicamente se clasificaban estos procesos en

1.Engraving (grabado o tallado)

Expo 2015

2.Tiling (embaldosado o composición en piezas modulares planas)

Expo 2015
3.Stacking (apilamiento)
Expo 2015
4.Weaving (tejido)
Expo 2015
5.Folding (plegado)
Expo 2015
6.Connecting (conectado)
Expo 2015
7.Moulding (moldeado)
Expo 2015
Y por acá terminamo el recorrido de hoy, corto pero intenso.

ExpoMilano2015_Bite I

Menos mal que, habiendo esperado unos cuantos meses antes de finalmente hacerme el tiempo para ir a la Expo, ya tenía bastante claro con qué me iba a encontrar. Obviamente que eso puede ser positivo o negativo (diría más bien negativo), pero al menos el hecho de ser consciente de la marea de gente que estaría presente hizo todo el proceso un poco menos insoportable y frustrante, sobre todo por el hecho de haberme mentalizado de antemano que algunos pabellones superhit, como el de Japón o el de Kazakhstán, no los iba a ver porque no estaba dispuesta a esperar en una cola de una hora y media bajo el fuertísimo sol del setiembre milanés, mucho menos 4 o 5 horas como está estipulado para el de Kazakhstán. No way.

De todos modos la suerte, el destino o simplemente el clima me apoyaron en este día, que no sólo fue uno de los primeros menos calurosos de los últimos dos meses sino que además no fue tan soleado.

Como decía, durante la hora que puede llevar todo el proceso de ingreso (si no se tiene ya el boleto ni fast pass) se trata sólo de gente, gente y más gente. Por suerte los dos años y medio en China me prepararon psicológicamente para el movimiento en cardumen.

Expo 2015Expo 2015

Si bien la Expo está distribuida bastante racionalmente en dos ejes, la llegada es bastante poco clara, y a uno le cuesta entender si está entrando por la calle principal o las laterales o qué. De todos modos llegar se llega.

Y nos reciben antes que nada algunas estatuas inspiradas en las pinturas de Giuseppe Arcimboldo, pocas cosas más italianas y relacionadas a la comida.

Expo 2015

En fin, como decía, la exposición está organizada en base a dos ejes, cardo y decumano, (norte-sur y este-oeste respectivamente), bases urbanísticas de la antigua Roma. El eje principal era el decumano y sobre el cardo, dedicado a Italia y rematado por el Arbol de la Vida, se ubicaban los pabellones de las diferentes regiones, provincias o empresas italianas.

Mi prioridad era básicamente visitar los pabellones de países donde no he estado para inspirarme, seguido por (obligatoriamente) el pabellón de Uruguay, y por último pabellones que me parecieran especialmente interesantes pero para los cuales no se necesitara hacer mucha cola.

Empecé por el extremo oeste del decumano con la intención de recorrerlo velozmente de punta a punta para tener una idea general de la cosa y después desandar mis pasos tranquilamente, parando en los pabellones según mi orden de prioridades.

Expo 2015

Así fue como inmediatamente a la derecha me encontré antes que nada con el pabellón dedicado a la Construcción del Duomo, emblema de Milán y coronado por el menos conocido para los extranjeros pero más aún adorado por los milaneses: la Madonnina. Che te brillet de lontan.

Expo 2015

A pesar de mi sentido amor por Irlanda, tuve que pasar del pabellón, o mi día expo corría peligro de convertirse velozmente en un día Guinness. Uno de los más interesantes para grandes y chicos era el pabellón brasilero, pero como soy una señorita y vestía pollera ese día, me abstuve.

Expo 2015Expo 2015

El cluster del arroz, paraíso de los selfistas (entre los cuales me incluyo, encuentren a Wally) y el cluster de cacao y chocolate (otra abstinencia en nombre de la figura).

Expo 2015Expo 2015

Tengo que admitir que lo de los cluster no me llamó mucho la atención (lindos por fuera pero cada mini-pabellón era digno de un mercadillo para turistas con cosas a precio inflado mínimo al 800% respecto a los precios reales en el lugar de proveniencia), así que también pasé del cluster del café y del de frutas y legumbres:

Expo 2015Expo 2015

Azerbaiyán es un país donde nunca he estado y que me genera muchísima curiosidad, pero lo tuve que descartar porque no cumplía con el requisito “poco tiempo de espera para entrar”. Como diseño rescato la pantalla de listones de madera ondulantes. La bola de vidrio le da el feeling “ex miembro de la URSS”.

Expo 2015Expo 2015

El de Emiratos Árabes me gustó mucho, claramente remitiendo al desierto no sólo en la textura si no también en las formas sinuosas y extremadamente sencillas. El hecho de que no se pudiera ver nada de lo que estaba sucediendo dentro me generaba una curiosidad increíble, pero no cumplía con el criterio “país donde aún no he estado”.

Expo 2015Expo 2015

Creo que el de Kazakhstan era el non-plus-ultra del estilo “ex miembro de la URSS” con espejitos y la cantante pop incluidos. Ninguna de las dos cosas lograron ahuyentar a la gente, y este pabellón era uno de los más solicitados.

Expo 2015

A lo largo del decumano había dispuestos diferentes stand que mostraban los productos típicos de Italia como el pan, el queso, los embutidos, etc. Me parecía una idea interesante hasta que me acerqué y vi que todo lo expuesto era de plástico al mejor estilo Disneyworld. Vaya desilusión, y se ve que no fui la única, porque no se caracterizaban precisamente por estar rodeados de un enjambre de gente…

Expo 2015Expo 2015

También el pabellón mejicano resultó ser uno de los más populares, aunque esas formas tipo hoja/pétalo se parecían demasiado a las del pabellón Alemán. ¿O viceversa? Rumania, por otro lado, es un país que fervientemente desearía visitar y además no había larga cola de espera para entrar, pero tengo que admitir que el pabellón, ese híbrido torta-sobre-torta entre construcción tradicional y minimalismo modernoso, no me inspiraba.

Expo 2015Expo 2015

Y así, como quien no quiere la cosa, llegué al cardo, en el que no podían faltar Lavazza, Martini (creo que originalmente la intención era una fachada verde, pero quizá pudo más el infernal verano milanés 2015) y el vino en todas sus expresiones (y consecuencias).

Expo 2015Expo 2015

Expo 2015Expo 2015

Obviamente la mayoría de las regiones y algunas provincias tenían su propio mini-pabellón, y por razones sentimentales gravité naturalmente hacia el de Piacenza, lugar de origen de mi familia materna, tierra de los tortelli, el pisarei a fasö, el gutturnio frizzante y los embutidos en general. En el momento de mi pasaje estaban haciendo una demostración de cómo se hace la pasta fresca.

Expo 2015

Siguiendo el cardo en dirección al Árbol de la Vida pasamos por el emblemático Palazzo Italia, diseñado por Nemesi&Partners, pensado como un híbrido entre arquitectura y escultura, en el cual la fachada representa el entrecruce de las ramas de los árboles. No me produjo ningún impacto en particular, demasiado efectismo y poca sustancia en mi opinión.

Expo 2015

Y el cardo está rematado por el gran protagonista de toda la expo, el amado por muchos y odiado por otros tantos Árbol de la vida. Tuve el gusto de verlo sea de día que durante los fuegos artificiales de medianoche y admito que tiene su gracia.

Expo 2015Expo 2015

Con esto terminamos la primer etapa de la travesía por la Expo 2015, y ni siquiera entré a un solo pabellón, así que queda aún mucho para contar en los próximos bites.

Bienal de Arquitectura de Venecia 2014_Giardini Parte 2 y Arsenale

Para cerrar el recorrido por Giardini, veamos entonces algunos de los pabellones.

Venecia, por supuesto, tiene el propio, pero personalmente lo único verdaderamente rescatable es la instalación de Daniel Libeskind Sonetos en Babilonia. Con poca cosa logra un efecto bastante interesante, pero falla en dejar claro si uno se puede sentar o no en la especie de banco negro debajo de los paneles. Puede ser por la ausencia de visitantes el día en que estuve o puede ser también porque 1) es incómodo o 2) uno le da a la espalda a los paneles.

Mención aparte merecen los pabellones de los países del este europeo, sin duda de los más prolijos y estimulantes de toda la muestra.

Serbia: el efecto caja negra con interior empapelado de color brillante no falla nunca, si además el empapelado es de planos perfectos de edificios con líneas en blanco, tenemos un ganador.

Polonia apuntó a otro de mis fetiches: los cementerios y la arquitectura mortuoria. Y lo hizo con mucho, mucho gusto y refinamiento.

Um…¿the end o no?

Siendo parcial a la combinación de colores violeta-gris-blanco + planos hechos a mano + puffs + todo lo que tenga que ver con República Checa, hizo que me costara no instalarme en el pabellón checo hasta que lo desmontaran en noviembre.

Los alemanes hicieron una casa dentro del pabellón y la llamaron Loft. A rescatar: los detalles surrealistas y la distribución de los folletos en forma de gigantesco rollo de papel higiénico, dispuesto en forma absolutamente random en una de las “habitaciones”.

Los israelitas se jugaron a los gadgets, presentando unas impresoras en arena fantásticas, hipnotizadoras. Algunas imprimían mapas, otras planos de edificios y otras simplemente obras de arte o gráficas. Otro pabellón del que me costó salir.

El pabellón “A clockwork Jerusalem” está separado del pabellón de Israel y provee también algún que otro efecto surrealista.

El pabellón de Corea presentó sin tapujos los conflictos en la zona de frontera con Corea del Norte pero lo más interesante es el cuartito con las paredes tapizadas de posters propagandísticos, sobre todo por el contraste con las fotografías, más realistas, que se muestran en el resto del pabellón.

Interesante la parte de equipamiento de exteriores en todo el parque, prácticamente cada elemento era diferente y parecía hecho a medida para el rincón donde estaba puesto. El único pero es que no eran realmente cómodos de utilizar, aunque la señora del fondo parecía estar disfrutándolo.

Por último, llegar a cualquier espacio que represente a mi país siempre me produce una sensación de estar llegando a casa, aunque en este caso (como, si mal no recuerdo, también en el 2006), la encontré vacía no solo de compatriotas sino también de toda vida humana. Debe ser para que la gente sienta el “ambiente” normal uruguayo.

Creo que sólo los arquitectos uruguayos entendemos esto

Esto, en Uruguay, en algún momento, fue modernidad

Intenté llegar a la parte de Arsenale por instinto para testear mi memoria y fallé miserablemente, pero al final logré llegar. La vez anterior, la muestra de Arsenale me había parecido gigantesca (bueno, también la de Giardini, si vamos al caso), pero esta vez se me hizo minúscula. Por supuesto que la temática sigue siendo la misma aunque con pabellones de dimensiones obviamente más reducidas que las de Giardini, pero no por eso menos interesante. Algunos de los pabellones ya los mostré en el post anterior en el apartado de maquetas así que proseguimos.

Empiezo por el de Tailandia porque no tengo fotos ya que se jugaron a una habitación ultra-oscura conteniendo unas (aparentemente) obras de arte apenas iluminadas por una luz de atardecer boreal. Tan oscuro era el interior, que a la entrada había un cartel que advertía de dar unos minutos a la vista para adaptarse a la oscuridad y así poder ver lo que hay adentro y caminar sin romper nada.

Latvia logró un efecto interesante para el poco espacio con el que contaba pero no veo la utilidad de no poder acceder ni visual ni manualmente a las hojas del centro…

El de Bahrein enloquecía un poco (al menos para los no árabe-parlantes) porque presenta a un señor y unos cuantos de sus clones hablando (imagino) de la arquitectura moderna árabe. Asumo que los auriculares eran traducciones a otros idiomas de lo que estaba diciendo, pero la superposición y volumen de las voces me hicieron salir corriendo. Interesante, sin embargo, el formato biblioteca circular doble-faz. Tomo apunte.

La parte de Monditalia estaba llena de pequeños detalles interesantes, pero todavía no me decido si eso jugaba a favor o en contra de la claridad de la muestra.

Por ejemplo, un exhibidor inflable…why not?

En resumen, como ya mencioné, la profundidad de la relfexión propuesta este año excede ampliamente la manifestación espacio-temporal de la muestra. Ahora, a leerse todo el catálogo o, simplemente, a pensar…

 

 

 

Bienal de Arquitectura de Venecia 2014_Giardini Parte 1

La primera vez que visité la Bienal de Arquitectura de Venecia, en el 2006, cuando todavía era una inexperta futura arquitecta viajando por el mundo, me pareció una de las cosas más estimulantes a nivel mental-arquitectónicamente.

Ocho años después, podría decir que ha habido un único cambio fundamental, basta con remover la palabra “futura” de la descripción anterior.

Gracias al llamémosle destino, karma o suerte, me encuentro residente de este bendito país justo el mismo año en que el Señor Rem Koolhaas (los que me conocen saben el epíteto que le he adjudicado, que por cierto no es apto para reproducción pública) es director de la Biennale así que al menos un día de peregrinación merecía.

A través de algunas entrevistas a RK que había leído previamente pude hacerme una idea de lo que me iba a encontrar: una muestra con el tema Fundamentals como base, dividido a su vez en tres grandes grupos de investigación. En Absorbing modernity 1914-2014, cada país explica su relación con la modernidad. En Elements of architecture se hace una autopsia de la manifestiación físico-funcional de un edificio y una investigación profunda de cada elemento a nivel de significado, historia, tecnologías, etc. En Monditalia se investiga el rol de Italia respecto del mundo, como modelo y emblema en la mayoría de los casos.

Lo que me encontré no era menos de lo que me esperaba de RK, hacer a la arquitectura pararse en un punto y preguntarse de dónde vengo, dónde estoy, hacia dónde voy. Fundamentals. En toda la muestra se siente esa cualidad tan zen y tan Koolhaasiana de llegar a la esencia de todo a través del estudio profundo de la complejidad de las manifestaciones. Simplemente brillante. Pero bueno, nunca podría hacer un juicio objetivo sobre nada que tenga que ver con RK.

A nivel comparativo la gran diferencia que noté con mi experiencia anterior es que en el 2006 lo que me impactó especialmente fue el nivel y la calidad de los pabellones, mientras que este año lo que predomina, a mi entender, es la profundidad de la reflexión teórica.

Empecemos el señor de todos los pabellones, el central, dedicado a Elements. Es un poco laberíntico pero el recorrido es suficientemente claro como para lograr no perderse ningún rinconcito.

Cada sector contaba con una versión macro de la sección del libro correspondiente. Para hojear con tranquilidad, como si fuera posible.

Techos_Esas cosas híbridas tan RK

Corredores_Un corredor es un corredor es un corredor…

Pisos_una aparición bastante digna, pero a mi entender se podía hacer más

Balcones_Interesante a nivel reflexivo, pero el b&n + rojo es demasiado primera década del 2000

Fachadas_Los prototipos que hicimos para CII derramaron una lágrima de envidia

Ventanas_De todos los tipos, colores y tamaños y recuerdos de vidas anteriores

Escaleras_estudio a nivel simbólico de la relación entre las características de la escalera (huella, contrahuella, inclinación, etc.) y la posición social

Elevadores_Aportan la nota surreal, eso de estar en una habitación en b&n, en silencio, con una volumen que se mueve por sí mismo de un lado a otro de la habitación es material para una película de suspenso psicológico

Puertas_Famosas e non, así todas juntas resulta interesante

Puertas_Esta gigantografía cautivó a esta amante del medioevo, y no me refiero a la chica de la foto

Muros_Bastante discreta/introvertida la muestra y creo que no podría haber sido de otra forma dadas las características de clausura e aislamiento de los muros. Nada nuevo para ver, excepto el muro móvil que tiene cierto interés a nivel de textura en una fachada (aunque termine pareciendo un gigantesco panel acústico) pero que me deja dudas a nivel de funcionalidad, a menos que, como me imagino, el aumento o disminución de la rugosidad de la superficie sirva para aumentar o disminuir el nivel de sombras sobre la fachada.

Estufas_Elementos con carga simbólica como pocos. Seguramente tendría que dedicarle más horas de mi día a entender la relación del fuego con la televisión, pero podría empezar arriesgando que tiene algo que ver con la parte “place” (lugar) de fireplace (estufa, literalmente “lugar del fuego”). El esquema divide las funciones en “fire” (fuego) y “place” (lugar).

Para terminar la primera parte tengo ganas de contar lo que encontré que en sí no me pareció que cupiese dentro de ninguna de las categorías de Fundamentals. Por ejemplo, España y Bélgica se abocaron al estudio de los interiores.

España lo manifestó a través de gigantografías con cierto enfoque 3D que me hizo acordar a esas tarjetas que al abrirlas forman un pequeño edificio de papel calado.

El de Bélgica me gustó particularmente y no sé si no fue mi favorito de toda la muestra, aunque me tuve que poner los lentes de sol porque la fuerte intensidad del sol de verano veneciano reflejado en las superficies perfectamente blancas del pabellón amenazaron con hacerme perder la vista por unos cuantos días. Decía el Corbu: “La arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz” . Se olvidó de advertir que si todos los volúmenes son blancos y la luz es muy fuerte no se ve nada.

La cámara se las arregló mejor con el tema de la luz

El pabellón de Estados Unidos hizo algo similar pero con el tema oficinas. Nada que mostrar, verdaderamente: frío y anodino, quizá en línea con el concepto de la típica oficina estadounidense. Lo único digno de mencionar serían quizá los grandes escritorios en acrílico ahumado que contenían en su espesor todos los objectos típicos del imaginario de la oficina en una especia de exhibición, pero que dejaba de ser funcional en aquellos espacios cubiertos por hojas y folletos que obstaculizaban la exhibición.

Logré también extraer otro tema que me pertenece personalmente por la cualidad cuasi-fetichista de mi relación con las maquetas. Las vi de todos los tipos y tamaños, en una infinidad de colores y materiales. Las podría mirar por horas y no aburrirme. Aprovecho la temática para presentar algunos de los pabellones.

En el Pabellón de Hungría tenían unas mini maquetas espectaculares, además de que ya cuenta con uno de los pabellones más ricos estéticamente, con todo el estilo bizantino a cuestas.

También tenían un discurso con los palillos de ropa que no logré entender del todo, pero no pude evitar dejar mi pequeña contribución.

Los rusos se abocaron al tema feria, con toda su parafernalia y caos estético. Muy bien logrado aunque de dificultosa lectura. Rescatable por su particularidad, una mesa-maqueta con proyecciones donde se podía ver el uso de cada uno de los espacios. Me hizo recordar a los laberintos para ratones que se usan en los laboratorios.

El pabellón de Canadá ganó por parangonar los asentamientos en el norte canadiense a asentamientos lunares, la forma de exposición de las maquetas y por la calidad y originalidad de las maquetas en sí, enriquecidas con proyecciones que les daban vida.

Los franceses la tenían más que fácil a la hora de elegir una inspiración para tratar el tema de la modernidad, y se basaron en el mítico film de Jacques Tati, Mon Oncle.No podía ser de otra forma.

Grecia presentó un gran repertorio y variedad de estilos de maquetas, casi un catálogo. Justo me falta la foto de la vedette: una maqueta completamente blanca excepto por el agua hecha de resina, perfectamente turquesa y en toda su maravillosa profundidad de tonos. Nunca había visto agua tan bien lograda en una maqueta.

El pabellón de Austria era una especie de paraíso de las maquetas y…¿adivinen a quién encontré?

A los de Croacia también se les dio por hacer repertorio de maquetas pero ordenadas en hilera por tipo, a diferencia de los griegos que las dispusieron sin orden aparente.

Lo de los vidrios ahumados y en lila es un poco 80’s para mi gusto pero a efectos de curvas de nivel funcionaba bastante bien.
Malasia expuso maquetas de las convencionales e non, en una forma definitivamente no convencional.

Estonia también hizo efectos con proyecciones para mostrar los cambios que ha sufrido la ciudad en estos 100 años de modernidad. No me cansaba de mirarla. Fascinante.

Salone del Mobile 2014_Día 5

Como lo dije antes, el Salone dura en realidad 6 días pero a pesar de todo mi entrenamiento me tuve que tomar uno libre porque no tenia sentido si mi cuerpo no quería caminar y mi cerebro no quería recibir ningún otro estimulo. Así fue como el quinto día fue el último y en el sexto Florencia descansó.

El recorrido comenzó en Triennale, un museo que está en la zona del Parco Sempione/Castello Sforzesco. Pude ver algunas cosas interesantes como las esculturas/maquetas de un artista japonés que me hacían acordar mucho a las formas surrealistas de los objetos en las pinturas del Bosco, pero como soy muy mala periodista y bloggera amateur no saqué las fotos pertinentes. Lo dejo a la imaginación.

Un plus de Triennale es el fantástico jardín que da al Parco Sempione donde se montó una especie de bar/café para adivinen qué…el aperitivo, obviamente. Además, había otros stands pequeños de empresas fabricantes de materiales pero nada particularmente interesante.

De las cosas que vi dentro, rescato:

El stand de Longines y su lluvia de pequeñas piezas de relojería

Tanques reciclados como equipamiento de cocina

Asiento con estufa incorporada (prestar atención al sentarse)

Nos quedaba pasear por la zona del Cuadrilátero de la Moda (Via Montenapoleone y Via della Spiga). Acá lo interesante fue la parte de vidrieras (aunque ya por lo general tienen un nivel increíble) y chusmear las colas y los aperitivos VIP en los locales o patios interiores rebosantes de modelos y lo más elevado de la pirámide alimenticia fashion mundial.

Algunas vidrieras interesantes:

Esta me parece interesante como imagen y efecto, pero en cuanto a merchandising la considero contraproducente porque a mi cerebro le cuesta demasiado trabajo identificar el producto entre tanto reflejo y brillo

FIN…¡y que se repita en el 2015!

Salone del Mobile 2014_Día 4

Durante el día 4 aprendí un nombre muy claramente: Patricia Urquiola, arquitecta y diseñadora española y aparentemente la figura del momento. Los dos años y medio de vida en China me habían aislado del mundo del diseño y tengo que admitir que no la conocía, pero vi su nombre y diseños en por lo menos 3 pabellones y un par de tapas de revistas. No soy de las que se dejan convencer por las corrientes y por lo que está en boga pero voy a tener que ponerme a investigar por lo menos para participar activamente en conversaciones con otros diseñadores.

Otra cosa que había notado el primer día pero que para el segundo ya me generó una curiosidad insasiable fue el tema de las valijitas de mano que todo el mundo llevaba. Al principio pensé que quizá era porque venían a Milán por el día por el Salone, entonces se paseaban con las valijas, pero sabiendo que esas personas no están haciendo Couchsurfing y que en los hoteles seguramente tendrían depósito de equipaje, razoné que tendría que haber otra razón para la proliferación de los susodichos items. Al parecer se usan para poner todos los folletos, catálogos y otras producciones impresas y asumo que también allí dentro tendrían sus tarjetas personas y portfolios. No deja de ser chistosos, pero es pintoresco. Una empresa incluso se arriesgó a entregar (no sé si a todo el mundo o a los VIP) unas valijitas con rueditas hechas de cartón y por supuesto con una buena publicidad de la marca y tengo que reconocer que funcionó porque todos querían ir a ese stand para obtener una. Yo pasé y seguí con mis bolsitas de tela que son más cómodas y lindas.

En una nota aparte quisiera agregar que viniendo de China, donde la disponibilidad de baños públicos en condiciones higiénicas mínimas no es de lo más común, me llamó extremadamente la atención la calidad y abundancia de servicios en los pabellones.

Peguémosle entonces una vichada a lo que vi este día, y la publicación de hoy está dedicada a los objetos. Tengan en consideración que seleccionar un número finito y razonable de objetos resultó una tarea titánica. Vi tantas cosas durante el Salone que llegó a entumecer mi capacidad de asombro.

Todo se ve mejor en colores

Divertidísimos bowls

Nunca pensé que usaría el adjetivo “adorable” para describir un radiador, pero estos se lo merecen

Esta empresa se encarga de hacer vidrios con diseños psicodélicos que se aplican como revestimiento de artefactos del hogar como heladeras y extractores.

Estos electrodomésticos montados en la pared me parecieron fantásticos. A la izquierda está la tostadora/grill, después la cafetera, el depósito de azúcar/café y a la derecha la caldera.

Como buena amante de los espacios pequeños, me enamoré de estas mini cocinas todo-en-uno, aunque en la de la izquierda no me convence que la basura esté suspendida sobre mi cabeza mientras cocino…

Y seguimos con los nanomateriales que sí, son todo lo tibios, suaves y agradables al tacto como dicen, pero por las dudas no pregunté por el precio.

 Enloquecí con este sistema de mesas que tengo una mínima idea de haber visto antes pero nunca tan bien llevado a cabo como en este caso. Una idea sencilla y atractiva. Lástima que no me gustan las mesas de vidrio y ponerle otro material encima sería un poco masacrar la idea.

Veamos algunos diseños de asientos y empecemos por el que quiero tener en mi casa YA.

Estas sillas se ven muy lindas pero no, gracias.

Sobre todo la de la extrema derecha.

 

Salone del Mobile 2014_Día 3

Y por fin llegó el día de ir al Salone propiamente dicho, que se hace en la zona de Rho-Fiera Milano, que es también donde se hacen muchas expos, es más, casi todo el tiempo hay alguna expo en ese lugar. Si bien el Salone dura 6 días, sólo los últimos 2 (sábado y domingo) se abre al público en general. Los otros días es para profesionales o comerciantes. Yo me tomé el trabajo de registrarme por internet y pude ir el viernes como profesional pero no significó mucha ventaja, ya que es lógico que a quienes interesa el Salone más que nada es a los profesionales del diseño así que me fui preparada para navegar multitudes.

Como si fuera poco, por primera vez en unos cuanto años, este año se incluyen también sectores de baños y cocinas y sus respectivas teconologías, cuando en otras ediciones se hacía solamente de amoblamiento living/comedor/dormitorio.

El predio tiene un eje principal y a ambos lados se encuentran los pabellones. Yo no logré con anterioridad hacerme una idea de lo inmenso que iba a ser todo, pero por experiencia en visitas con tiempos limitados tengo una estrategia que es moverme todo el tiempo y detenerme solamente ante lo que realmente me llama la atención. Tenía sí una idea de cosas que quería ver como una muestra que se llamaba “Dónde viven los arquitectos”. Ya les contaré de qué se trataba más adelante.

La primer parada fue en el pabellón de muebles clásicos. Nada para ver acá personalmente por una cuestión de gustos, pero en vez de concentrarme en los muebles me concentré en el diseño de los stands.

Cuando digo que no es mi gusto me refiero a atrocidades como ésta

Juzguen por ustedes mismos…

Si hablamos de lujo, al menos hablemos de cosas como ésta

…o ésta…

Saliendo rápidamente del pabellón clásico pasé al de muebles contemporáneos, directamente a la muestra “Dónde viven los arquitectos”. Tengo que admitir que se me cayó una lagrimita porque la muestra no incluía a mi superhéroe Rem Koolhaas pero el tema de la casa de los arquitectos es algo que siempre me ha fascinado (y no soy la única), por un lado porque creo que la vocación nace desde nuestro propio entorno, nuestra propia casa de la niñez y nuestra relación con ella. Luego, como profesionales, nuestra casa es nuestra carta de presentación, nuestra imagen. Sin embargo, me imagino que puede suceder que construyamos nuestra casa cuando aún no hemos encontramos nuestro propio estilo o nuestros propios gustos.

Están los arquitectos que prefieren los espacios vividos y están los que construyen su casa desde cero a imagen y semejanza de sus teorías arquitectónicas (Wright, Barragán, Aalto y tantos otros) o los que toman un edificio existente y lo colonizan con sus ideas (Ghery). Siempre he notado que los arquitectos tenemos alguna especie de fascinación por elementos específicos, sobre todo si son antiguos, o tienen una historia en particular o son difíciles de conseguir, o cosas que traemos de nuestros viajes. En mi caso son las máscaras y los libros, en otros será algún tipo de manualidad o artesanía, algún instrumento musical o artefacto, etc.

Dudo que haya un arquitecto que no fantasee con un cliente que le de rienda suelta a su creatividad y no ponga peros a ningún aspecto del diseño, y uno puede llegar a pensar que construir la propia casa debe ser la cosa más fácil del mundo para un arquitecto, pero yo no creo que sea así. No habiendo aún construido mi propia casa, podría decir que he pasado por al menos una decena de diseños a lo largo de mi vida y creo que me costaría decidirme a la hora de elegir uno definitivo para construirla. Además, los arquitectos podemos ser los más críticos con nosotros mismos y nuestros diseños y una discusión de un arquitecto consigo mismo puede llegar a ser una lucha titánica. Pero también es una oportunidad casi única de experimentación con teorías y técnicas, y puede llegar a ser su obra maestra.

Entonces, el stand en sí constaba de un espacio central con un planisferio en el piso que tenía marcadas las ciudades de residencia de los arquitectos, sobre las cuales “flotaba” una maqueta del stand dedicado a cada uno de ellos. En sí los stands eran muy simples, la parte más interesante (por lejos), era ver los videos de cada arquitecto explicando cómo era su casa. Se creaba una atmósfera muy íntima donde uno sentía que estaba teniendo una charla informal con el arquitecto. Interesante y más.

Face to face con Maximiliano Fuksas

Stand de Shigeru Ban, Premio Pritzker 2014

Mario Bellini tiene fijación con su biblioteca

El video de Daniel Libeskind tenía una reflexión interesante sobre la diferencia entre la residencia principal y la segunda residencia o residencia de verano, además de lo que es tener residencias en diferentes lugares, cómo es o cómo son las diferentes casas de un arquitecto en diferentes lugares, qué pone en su casa principal y qué pone en las otras, cuál es (y por qué) su casa original. Él dice que prefiere la de verano porque allí ponemos realmente lo esencial, mientras que a la residencia principal la cargamos con todo lo que podemos. Cuenta una anécdota de cuando construyó su casa de verano, que en vez de comprar cosas nuevas empezó a llevar cosas de su casa principal y al final se terminó sintiendo como que estaba saqueando su propia casa y tuvo que volver algunas cosas a su lugar original.

Otras cosas que me gustaron:

Me encantan la paleta de colores, los materiales y la imagen. Simple y agradable.

Estos hicieron todas las paredes con cajas de plástico. Simplemente fantástico.

Interesante el concepto del semi-alzado del dibujo técnico

Muchos se sirvieron de proyecciones para dar dinamismo al stand. Éste proyectaba croquis de diferentes diseños.

Y éste las usaba para mostrar diferentes colores de muebles y sus combinaciones

Y para despuntar el vicio me fui raudamente al stand de Kartell que presentaba la colección Aunts&Uncles del grandísimo Philippe Starck.

Philippe, je t’aime

Me gustaría saber las opiniones de otros arquitectos sobre las casas de los arquitectos y, si se animan, contar un poco cómo es. ¿Qué les parece?

Salone del Mobile 2014_Día 2

El segundo día del Salone o Semana del diseño fui a otro de los puntos neurálgicos del fuorisalone que es la zona Via Tortona/Via Savona. Aquí está ubicado Super Studio que es un recinto donde también hay diferentes pabellones de empresas y diseñadores, incluso de países como Tailandia. Gracias a la invitación de mi talentosísima amiga y diseñadora de interiores-fotógrafa Darin Nungthibodi Trichakraphop pude acceder y disfrutar de las maravillas en exposición, porque como en todo el Salone (vamos, y en todo Milán el resto del año, en fin), no se trata sólo del diseño sino también de las colas, las listas de invitados, las gift card, las tarjetas profesionales, los carnet de prensa, las registraciones, los folletos, catálogos, bolsitas y muestras de materiales.

En general es bastante democrático el salone, pero como todo en Milán, tiene sus sectores VIP (con una tarjeta profesional o registración como profesional – nadie reclama ningún título – uno puede entrar a muchos lugares) y ultraVIP (sólo si uno está en la lista de invitados).

Además de pabellones visualmente interesantes como, este de productos en vidrio…

…se encuentran también cosas impensadas como muebles para exteriores hechos de aluminio pero que parecen de piedra y ADEMÁS tienen un sistema por el cual se puede regular su temperatura:

Parece cerámica…pero es aluminio

Uno de los sillones era frío (supongo que para el verano) pero realmente me pareció un poco hostil, aunque quizá ese fuera el objetivo dado que se trata de una reproducción de la superficie de la luna basada en datos reales de la NASA.

Un punto en negativo que tengo para este pabellón es que no había nada que indicase que las cosas se podían tocar o que eran para sentarse sobre ellas, porque no quedaba claro si eran mesas o esculturas o qué.

Hay un sector donde exponen los estudiantes de diseño y es realmente uno de los sectores más “humanos” y menos comerciales, por eso me gustó mucho, sobre todo porque uno tiene la oportunidad de hablar con la persona que lo diseñó, y ver cómo se les ilumina la cara cuando uno reacciona con “wows” y “oooohhhs” a sus diseños, porque verdaderamente, hay que ser muy KOOL(haas) para que los halagos a nuestra creatividad no nos afecten en lo más mínimo.

Este chico inventó una barbacoa portable que se pliega como un paraguas.

Este otro hizo una instalación que estaba conectada a un satélite y cada un minuto recibía datos de las explosiones solares y los usaba para transformar la energía en diferentes colores, así como reproducir el sonido. Daba un poco de impresión, la verdad.

Saliendo del Super Studio pasamos por el local de Ermenegildo Zegna que tenía una instalación muy interesante de Samsung sobre el reciclaje de artefactos para el hogar.

Luego pasamos por el lugar que me gustó más de todos los que vi durante el segundo día: MOOD. Hicieron unas cuantas ambientaciones con diferentes estilos de muebles y detrás pusieron, a modo de telón, gigantografías de espacios renacentistas, exóticos, modernos, etc. Las imágenes, la iluminación, las ambientaciones, los muebles: todo impecable, invitaba a quedarse y disfrutar.

Para rematar (y guiadas por la cantidad de gente que se paseaba con una muy adorable bolsita blanca con una misteriosa cajita blanca dentro), llegamos a Studio Jobs, una tienda de empapelados chic. No soy una persona de empapelados, pero se puede decir que después de pasar por el open bar de Prosecco y después de un par de chocolates holandeses comencé a desarrollar cierto aprecio por ellos.