Bienal de Arquitectura de Venecia 2014_Giardini Parte 2 y Arsenale

Para cerrar el recorrido por Giardini, veamos entonces algunos de los pabellones.

Venecia, por supuesto, tiene el propio, pero personalmente lo único verdaderamente rescatable es la instalación de Daniel Libeskind Sonetos en Babilonia. Con poca cosa logra un efecto bastante interesante, pero falla en dejar claro si uno se puede sentar o no en la especie de banco negro debajo de los paneles. Puede ser por la ausencia de visitantes el día en que estuve o puede ser también porque 1) es incómodo o 2) uno le da a la espalda a los paneles.

Mención aparte merecen los pabellones de los países del este europeo, sin duda de los más prolijos y estimulantes de toda la muestra.

Serbia: el efecto caja negra con interior empapelado de color brillante no falla nunca, si además el empapelado es de planos perfectos de edificios con líneas en blanco, tenemos un ganador.

Polonia apuntó a otro de mis fetiches: los cementerios y la arquitectura mortuoria. Y lo hizo con mucho, mucho gusto y refinamiento.

Um…¿the end o no?

Siendo parcial a la combinación de colores violeta-gris-blanco + planos hechos a mano + puffs + todo lo que tenga que ver con República Checa, hizo que me costara no instalarme en el pabellón checo hasta que lo desmontaran en noviembre.

Los alemanes hicieron una casa dentro del pabellón y la llamaron Loft. A rescatar: los detalles surrealistas y la distribución de los folletos en forma de gigantesco rollo de papel higiénico, dispuesto en forma absolutamente random en una de las “habitaciones”.

Los israelitas se jugaron a los gadgets, presentando unas impresoras en arena fantásticas, hipnotizadoras. Algunas imprimían mapas, otras planos de edificios y otras simplemente obras de arte o gráficas. Otro pabellón del que me costó salir.

El pabellón “A clockwork Jerusalem” está separado del pabellón de Israel y provee también algún que otro efecto surrealista.

El pabellón de Corea presentó sin tapujos los conflictos en la zona de frontera con Corea del Norte pero lo más interesante es el cuartito con las paredes tapizadas de posters propagandísticos, sobre todo por el contraste con las fotografías, más realistas, que se muestran en el resto del pabellón.

Interesante la parte de equipamiento de exteriores en todo el parque, prácticamente cada elemento era diferente y parecía hecho a medida para el rincón donde estaba puesto. El único pero es que no eran realmente cómodos de utilizar, aunque la señora del fondo parecía estar disfrutándolo.

Por último, llegar a cualquier espacio que represente a mi país siempre me produce una sensación de estar llegando a casa, aunque en este caso (como, si mal no recuerdo, también en el 2006), la encontré vacía no solo de compatriotas sino también de toda vida humana. Debe ser para que la gente sienta el “ambiente” normal uruguayo.

Creo que sólo los arquitectos uruguayos entendemos esto

Esto, en Uruguay, en algún momento, fue modernidad

Intenté llegar a la parte de Arsenale por instinto para testear mi memoria y fallé miserablemente, pero al final logré llegar. La vez anterior, la muestra de Arsenale me había parecido gigantesca (bueno, también la de Giardini, si vamos al caso), pero esta vez se me hizo minúscula. Por supuesto que la temática sigue siendo la misma aunque con pabellones de dimensiones obviamente más reducidas que las de Giardini, pero no por eso menos interesante. Algunos de los pabellones ya los mostré en el post anterior en el apartado de maquetas así que proseguimos.

Empiezo por el de Tailandia porque no tengo fotos ya que se jugaron a una habitación ultra-oscura conteniendo unas (aparentemente) obras de arte apenas iluminadas por una luz de atardecer boreal. Tan oscuro era el interior, que a la entrada había un cartel que advertía de dar unos minutos a la vista para adaptarse a la oscuridad y así poder ver lo que hay adentro y caminar sin romper nada.

Latvia logró un efecto interesante para el poco espacio con el que contaba pero no veo la utilidad de no poder acceder ni visual ni manualmente a las hojas del centro…

El de Bahrein enloquecía un poco (al menos para los no árabe-parlantes) porque presenta a un señor y unos cuantos de sus clones hablando (imagino) de la arquitectura moderna árabe. Asumo que los auriculares eran traducciones a otros idiomas de lo que estaba diciendo, pero la superposición y volumen de las voces me hicieron salir corriendo. Interesante, sin embargo, el formato biblioteca circular doble-faz. Tomo apunte.

La parte de Monditalia estaba llena de pequeños detalles interesantes, pero todavía no me decido si eso jugaba a favor o en contra de la claridad de la muestra.

Por ejemplo, un exhibidor inflable…why not?

En resumen, como ya mencioné, la profundidad de la relfexión propuesta este año excede ampliamente la manifestación espacio-temporal de la muestra. Ahora, a leerse todo el catálogo o, simplemente, a pensar…

 

 

 

Bienal de Arquitectura de Venecia 2014_Giardini Parte 1

La primera vez que visité la Bienal de Arquitectura de Venecia, en el 2006, cuando todavía era una inexperta futura arquitecta viajando por el mundo, me pareció una de las cosas más estimulantes a nivel mental-arquitectónicamente.

Ocho años después, podría decir que ha habido un único cambio fundamental, basta con remover la palabra “futura” de la descripción anterior.

Gracias al llamémosle destino, karma o suerte, me encuentro residente de este bendito país justo el mismo año en que el Señor Rem Koolhaas (los que me conocen saben el epíteto que le he adjudicado, que por cierto no es apto para reproducción pública) es director de la Biennale así que al menos un día de peregrinación merecía.

A través de algunas entrevistas a RK que había leído previamente pude hacerme una idea de lo que me iba a encontrar: una muestra con el tema Fundamentals como base, dividido a su vez en tres grandes grupos de investigación. En Absorbing modernity 1914-2014, cada país explica su relación con la modernidad. En Elements of architecture se hace una autopsia de la manifestiación físico-funcional de un edificio y una investigación profunda de cada elemento a nivel de significado, historia, tecnologías, etc. En Monditalia se investiga el rol de Italia respecto del mundo, como modelo y emblema en la mayoría de los casos.

Lo que me encontré no era menos de lo que me esperaba de RK, hacer a la arquitectura pararse en un punto y preguntarse de dónde vengo, dónde estoy, hacia dónde voy. Fundamentals. En toda la muestra se siente esa cualidad tan zen y tan Koolhaasiana de llegar a la esencia de todo a través del estudio profundo de la complejidad de las manifestaciones. Simplemente brillante. Pero bueno, nunca podría hacer un juicio objetivo sobre nada que tenga que ver con RK.

A nivel comparativo la gran diferencia que noté con mi experiencia anterior es que en el 2006 lo que me impactó especialmente fue el nivel y la calidad de los pabellones, mientras que este año lo que predomina, a mi entender, es la profundidad de la reflexión teórica.

Empecemos el señor de todos los pabellones, el central, dedicado a Elements. Es un poco laberíntico pero el recorrido es suficientemente claro como para lograr no perderse ningún rinconcito.

Cada sector contaba con una versión macro de la sección del libro correspondiente. Para hojear con tranquilidad, como si fuera posible.

Techos_Esas cosas híbridas tan RK

Corredores_Un corredor es un corredor es un corredor…

Pisos_una aparición bastante digna, pero a mi entender se podía hacer más

Balcones_Interesante a nivel reflexivo, pero el b&n + rojo es demasiado primera década del 2000

Fachadas_Los prototipos que hicimos para CII derramaron una lágrima de envidia

Ventanas_De todos los tipos, colores y tamaños y recuerdos de vidas anteriores

Escaleras_estudio a nivel simbólico de la relación entre las características de la escalera (huella, contrahuella, inclinación, etc.) y la posición social

Elevadores_Aportan la nota surreal, eso de estar en una habitación en b&n, en silencio, con una volumen que se mueve por sí mismo de un lado a otro de la habitación es material para una película de suspenso psicológico

Puertas_Famosas e non, así todas juntas resulta interesante

Puertas_Esta gigantografía cautivó a esta amante del medioevo, y no me refiero a la chica de la foto

Muros_Bastante discreta/introvertida la muestra y creo que no podría haber sido de otra forma dadas las características de clausura e aislamiento de los muros. Nada nuevo para ver, excepto el muro móvil que tiene cierto interés a nivel de textura en una fachada (aunque termine pareciendo un gigantesco panel acústico) pero que me deja dudas a nivel de funcionalidad, a menos que, como me imagino, el aumento o disminución de la rugosidad de la superficie sirva para aumentar o disminuir el nivel de sombras sobre la fachada.

Estufas_Elementos con carga simbólica como pocos. Seguramente tendría que dedicarle más horas de mi día a entender la relación del fuego con la televisión, pero podría empezar arriesgando que tiene algo que ver con la parte “place” (lugar) de fireplace (estufa, literalmente “lugar del fuego”). El esquema divide las funciones en “fire” (fuego) y “place” (lugar).

Para terminar la primera parte tengo ganas de contar lo que encontré que en sí no me pareció que cupiese dentro de ninguna de las categorías de Fundamentals. Por ejemplo, España y Bélgica se abocaron al estudio de los interiores.

España lo manifestó a través de gigantografías con cierto enfoque 3D que me hizo acordar a esas tarjetas que al abrirlas forman un pequeño edificio de papel calado.

El de Bélgica me gustó particularmente y no sé si no fue mi favorito de toda la muestra, aunque me tuve que poner los lentes de sol porque la fuerte intensidad del sol de verano veneciano reflejado en las superficies perfectamente blancas del pabellón amenazaron con hacerme perder la vista por unos cuantos días. Decía el Corbu: “La arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz” . Se olvidó de advertir que si todos los volúmenes son blancos y la luz es muy fuerte no se ve nada.

La cámara se las arregló mejor con el tema de la luz

El pabellón de Estados Unidos hizo algo similar pero con el tema oficinas. Nada que mostrar, verdaderamente: frío y anodino, quizá en línea con el concepto de la típica oficina estadounidense. Lo único digno de mencionar serían quizá los grandes escritorios en acrílico ahumado que contenían en su espesor todos los objectos típicos del imaginario de la oficina en una especia de exhibición, pero que dejaba de ser funcional en aquellos espacios cubiertos por hojas y folletos que obstaculizaban la exhibición.

Logré también extraer otro tema que me pertenece personalmente por la cualidad cuasi-fetichista de mi relación con las maquetas. Las vi de todos los tipos y tamaños, en una infinidad de colores y materiales. Las podría mirar por horas y no aburrirme. Aprovecho la temática para presentar algunos de los pabellones.

En el Pabellón de Hungría tenían unas mini maquetas espectaculares, además de que ya cuenta con uno de los pabellones más ricos estéticamente, con todo el estilo bizantino a cuestas.

También tenían un discurso con los palillos de ropa que no logré entender del todo, pero no pude evitar dejar mi pequeña contribución.

Los rusos se abocaron al tema feria, con toda su parafernalia y caos estético. Muy bien logrado aunque de dificultosa lectura. Rescatable por su particularidad, una mesa-maqueta con proyecciones donde se podía ver el uso de cada uno de los espacios. Me hizo recordar a los laberintos para ratones que se usan en los laboratorios.

El pabellón de Canadá ganó por parangonar los asentamientos en el norte canadiense a asentamientos lunares, la forma de exposición de las maquetas y por la calidad y originalidad de las maquetas en sí, enriquecidas con proyecciones que les daban vida.

Los franceses la tenían más que fácil a la hora de elegir una inspiración para tratar el tema de la modernidad, y se basaron en el mítico film de Jacques Tati, Mon Oncle.No podía ser de otra forma.

Grecia presentó un gran repertorio y variedad de estilos de maquetas, casi un catálogo. Justo me falta la foto de la vedette: una maqueta completamente blanca excepto por el agua hecha de resina, perfectamente turquesa y en toda su maravillosa profundidad de tonos. Nunca había visto agua tan bien lograda en una maqueta.

El pabellón de Austria era una especie de paraíso de las maquetas y…¿adivinen a quién encontré?

A los de Croacia también se les dio por hacer repertorio de maquetas pero ordenadas en hilera por tipo, a diferencia de los griegos que las dispusieron sin orden aparente.

Lo de los vidrios ahumados y en lila es un poco 80’s para mi gusto pero a efectos de curvas de nivel funcionaba bastante bien.
Malasia expuso maquetas de las convencionales e non, en una forma definitivamente no convencional.

Estonia también hizo efectos con proyecciones para mostrar los cambios que ha sufrido la ciudad en estos 100 años de modernidad. No me cansaba de mirarla. Fascinante.