ExpoMilano2015_BiteIII

Este capítulo lo empezamos a la grande con quizá el pabellón más requerido por todos y que superó ampliamente cualquier record de asistencia, largo de cola y tiempo de espera.

Menos mal que estaba dividido en dos áreas, para una había que hacer cola y para la otra no, así que no pude evitar dar una ojeada. Y no me arrepentí: el olor que había ahí dentro (una especie de plaza de comidas con una escenario donde cantaba una geisha y donde invitaban a todos a probar los fideos soba) era tan pero tan japonés que me transportó inmediatamente a mis días de viaje en aquel país hace ya diez años. Y me hizo pensar en cómo por más que viajemos a un lugar, nos podemos llevar un souvenir, muchas fotos, videos con sonidos, algún que otro snack o ingrediente para cocinar en casa, pero el olor de un lugar jamás lo podemos embotellar o empaquetar, y lo podemos llevar con nosotros sólo en los recuerdos. Pero estos olores son indescriptibles, y sólo estar en el propio lugar o sentirlo tan perfectamente reproducido como lo estaba en el pabellón de japón nos puede hacer recordarlos y experimentarlos nuevamente. En fin, puedo decir que en pocos minutos viajé aromáticamente por Japón estando en suelo Italiano. Magnífico.

Expo 2015Japón_Expo 2015

Expo 2015

 Una pasada veloz por el de Marruecos, país que me encanta pero que tengo ya bastante trillado.

Expo 2015

Y llegamos a Turquía que es un mi país “espina” porque me muero de ganas de conocerlo pero cada vez que estoy pronta para comprar el pasaje sucede algo que me impide viajar (que la peste aviar, que el golpe de estado, que ataques terroristas…). El pabellón tiene una estructura más bien abierta con diferentes puntos de atención que se concentran en varios aspectos de la cultura turca.

Expo 2015

Expo 2015Japón_Expo 2015

Lo de las manos que ofrecen especias para oler me pareció una idea fantástica al inicio, hasta que me di cuenta de que implicaba poner mi nariz donde la habían puesto ya millones de personas así que decidí pasar de la experiencia y simplemente admirar la idea. Otros detalles eran realmente exquisitos.

Expo 2015

Después de una refrescada en las pérgolas vaporizadoras llegué a Estados Unidos que estéticamente hablando es muy estadounidense en el sentido industrial y anodino y desde el cual se podía apreciar el igualmente anodino pabellón de China Corp. OK, el “muro verde/vegetal” del pabellón USA se reconoce como gesto pero me esperaba algo un poco más original y vanguardista.

Expo 2015

Expo 2015

Yo empecé de atrás para adelante y visité primero la exhibición Fotoscape que incluía toda la imaginería yankee que bien conocemos.

Expo 2015

Después se pasa a la “gran sala” donde se ubicaban diferentes monitores con personalidades del food & beverage hablando de food & beverage como el ítalo-americano Tom Colicchio, conocido por el programa Top Chef (al menos en lo que a mí respecta).

Expo 2015Expo 2015

Meh.

El pabellón de Kuwait me hizo acordar a los viejos ejercicios de estructuras tensadas que hacíamos en la facultad y el de los tubérculos a que debo controlar mi consumo de carbohidratos.

Expo 2015Expo 2015

En el de Irán sentí la necesidad imperativa de detenerme, no solo porque es un país que hace años todo el mundo me viene diciendo que es fantástico y tranquilo para visitar, sino porque ofrecía sombra para refrescarse mientras aprendíamos un poco sobre el país.

Expo 2015

Expo 2015

Particularmente interesante era el jardín interior con diferentes hierbas que se usan en la cocina iraní, así como bustos de científicos y otros personajes ilustres de la salud y la alimentación que Irán como pueblo ha brindado a toda la humanidad.

Expo 2015Expo 2015

Para redondear la experiencia y terminar de dejarme con unas ganas locas de comprar un pasaje aéro a Irán apenas salida de la Expo, mostraban un video que explicaba cómo funcionaban los qanat o sistema de irrigación que aprovechaba las pendientes del terreno para fornir de agua a amplias extensiones de territorio sin el uso de bombas, sistema que eventualmente fue adoptado por pueblos a lo ancho y largo del mundo.

Velozmente pasé por Chile, reyes de la construcción en madera y antisísmica.

Expo 2015

La fachada del pabellón de Ecuador estaba hecha de miles de tubitos superfinitos de aluminio pintado que generaban el efecto cortina. Muy original y coloridotengo que admitir. Ecuador está sin dudas en mi lista de países a visitar antes de morir pero la cola era tan larga que tenía miedo de, justamente, morir esperando.

Expo 2015

En el de Alemania tuve que detenerme absolutamente por cuestiones sentimentales, cualquier cosa que me haga sentir vagamente que me encuentro en mi país-amor platónico para mí es digno de visita.

El pabellón en sí sigue la línea de las estructuras tensadas, con piezas a forma de pétalo muy similares a las del pabellón mejicano, pero lo que tenía este pabellón, como lo tiene toda Alemania como ningún otro país en mi opinión es la calidad de los espacios públicos. No es un pabellón al que se entra como se entra a un espacio cerrado, sino que es pabellón con diferentes “espacios de acontecimientos” como decía nuestro señor Koolhaas.

Expo 2015Expo 2015

Expo 2015

Durante el recorrido uno podía detenerse en puntos con información de las diferentes provincias alemanas. Poco didáctico si me preguntan a mí, el único punto débil.

Expo 2015

El de Austria cerrado y frío, lejos de representar f´sicamente los espacios y cualidades de la Austria que yo conozco, país madre de ciudades como Vienna y Salzburgo, joyas de Europa.

Expo 2015

Y ahora sí, llegamos a uno de mis preferidos y me emociono nuevamente de sólo recordarlo. Ay Slovenia, cuándo te conoceré? Tan cerca y tan lejos…

Expo 2015

Slovenia tendrá dos kilómetros de playa en el Mediterráneo, si acaso, pero el feeling playero que tiene vibra en la misma frecuencia que mi personalidad. Todo el pabellón se centra en Slovenia como país natural y para disfrutar al aire libre, promoviendo productos como la sal/arena (o arena salada o sal arenosa, todavía no terminé de entender), la simple agua de las montañanas o la miel. Un pabellón sencillo pero lleno de invitaciones a explorar y descubrir, especial para mentes curiosas como la mía.

Expo 2015Expo 2015

Expo 2015Expo 2015

I definitely feel love.

Otro de mis favoritos a pesar de ser un clásico pero que ganó por haberme sorprendido con la sencillez y genialidad de la idea, perfectamente ejecutada. Podría decir que Francia es uno de los pocos países que puede irse por la borda con todas las cosas que tiene para ofrecer en cuanto a comida y bebida, los temas de la Expo. Sin embargo decidieron trabajar con la simple idea de la despensa subterránea de las casas europeas, donde se deja fermentar o afinar el vino que se hace en casa, madurar los quesos y embutidos caseros o se almacenan los víveres para pasar el invierno. El segundo toque de genialidad fue el de asociar la despensa con la idea de la caverna, dándole un efecto más dramático y dinámico. Grande Francia.

Expo 2015Expo 2015

Expo 2015

Y termino este Bite con uno de mis absolutos favoritos, aunque conceptualmente bastante alejado del tema de la alimentación: Polonia. Etéreo, poético e intimista, un verdadero oasis dentro del hormigueo de la expo y permitía olvidar que se estaba rodeadio de miles de personas y con los ojos de todo el mundo encima.

En realidad la alimentación está subliminalmente presente en forma de cajones de manzana que son los que componen los muros exteriores del pabellón, dispuestos en forma tal que dan sensación de porosidad y levedad a toda la estructura.

Expo 2015Expo 2015

Luego de una parada para leer un poema de Wisława Szymborska entramos en un jardín interior llevado al infinito por las paredes espejadas. Representa un huerto de manzanas inspirado por la pintura “Weird Garden” de Mehoffer. Daba ganas de quedarse en ese lugar idílico, más allá del tiempo y el espacio, para siempre.

Expo 2015Expo 2015

En la planta inferior se dispuso un área interactiva, con una Bocca della Verità que volvía locos a los niños y unas vidrieras también interactivas al estilo con objetos artesanías polacas. Operando el vidrio como si de un touch-screen se tratara se podía encontrar información sobre los diferentes objetos.

Expo 2015Expo 2015

Nos vemos en el cuarto y último bite!

Advertisements

ExpoMilano2015_Bite I

Menos mal que, habiendo esperado unos cuantos meses antes de finalmente hacerme el tiempo para ir a la Expo, ya tenía bastante claro con qué me iba a encontrar. Obviamente que eso puede ser positivo o negativo (diría más bien negativo), pero al menos el hecho de ser consciente de la marea de gente que estaría presente hizo todo el proceso un poco menos insoportable y frustrante, sobre todo por el hecho de haberme mentalizado de antemano que algunos pabellones superhit, como el de Japón o el de Kazakhstán, no los iba a ver porque no estaba dispuesta a esperar en una cola de una hora y media bajo el fuertísimo sol del setiembre milanés, mucho menos 4 o 5 horas como está estipulado para el de Kazakhstán. No way.

De todos modos la suerte, el destino o simplemente el clima me apoyaron en este día, que no sólo fue uno de los primeros menos calurosos de los últimos dos meses sino que además no fue tan soleado.

Como decía, durante la hora que puede llevar todo el proceso de ingreso (si no se tiene ya el boleto ni fast pass) se trata sólo de gente, gente y más gente. Por suerte los dos años y medio en China me prepararon psicológicamente para el movimiento en cardumen.

Expo 2015Expo 2015

Si bien la Expo está distribuida bastante racionalmente en dos ejes, la llegada es bastante poco clara, y a uno le cuesta entender si está entrando por la calle principal o las laterales o qué. De todos modos llegar se llega.

Y nos reciben antes que nada algunas estatuas inspiradas en las pinturas de Giuseppe Arcimboldo, pocas cosas más italianas y relacionadas a la comida.

Expo 2015

En fin, como decía, la exposición está organizada en base a dos ejes, cardo y decumano, (norte-sur y este-oeste respectivamente), bases urbanísticas de la antigua Roma. El eje principal era el decumano y sobre el cardo, dedicado a Italia y rematado por el Arbol de la Vida, se ubicaban los pabellones de las diferentes regiones, provincias o empresas italianas.

Mi prioridad era básicamente visitar los pabellones de países donde no he estado para inspirarme, seguido por (obligatoriamente) el pabellón de Uruguay, y por último pabellones que me parecieran especialmente interesantes pero para los cuales no se necesitara hacer mucha cola.

Empecé por el extremo oeste del decumano con la intención de recorrerlo velozmente de punta a punta para tener una idea general de la cosa y después desandar mis pasos tranquilamente, parando en los pabellones según mi orden de prioridades.

Expo 2015

Así fue como inmediatamente a la derecha me encontré antes que nada con el pabellón dedicado a la Construcción del Duomo, emblema de Milán y coronado por el menos conocido para los extranjeros pero más aún adorado por los milaneses: la Madonnina. Che te brillet de lontan.

Expo 2015

A pesar de mi sentido amor por Irlanda, tuve que pasar del pabellón, o mi día expo corría peligro de convertirse velozmente en un día Guinness. Uno de los más interesantes para grandes y chicos era el pabellón brasilero, pero como soy una señorita y vestía pollera ese día, me abstuve.

Expo 2015Expo 2015

El cluster del arroz, paraíso de los selfistas (entre los cuales me incluyo, encuentren a Wally) y el cluster de cacao y chocolate (otra abstinencia en nombre de la figura).

Expo 2015Expo 2015

Tengo que admitir que lo de los cluster no me llamó mucho la atención (lindos por fuera pero cada mini-pabellón era digno de un mercadillo para turistas con cosas a precio inflado mínimo al 800% respecto a los precios reales en el lugar de proveniencia), así que también pasé del cluster del café y del de frutas y legumbres:

Expo 2015Expo 2015

Azerbaiyán es un país donde nunca he estado y que me genera muchísima curiosidad, pero lo tuve que descartar porque no cumplía con el requisito “poco tiempo de espera para entrar”. Como diseño rescato la pantalla de listones de madera ondulantes. La bola de vidrio le da el feeling “ex miembro de la URSS”.

Expo 2015Expo 2015

El de Emiratos Árabes me gustó mucho, claramente remitiendo al desierto no sólo en la textura si no también en las formas sinuosas y extremadamente sencillas. El hecho de que no se pudiera ver nada de lo que estaba sucediendo dentro me generaba una curiosidad increíble, pero no cumplía con el criterio “país donde aún no he estado”.

Expo 2015Expo 2015

Creo que el de Kazakhstan era el non-plus-ultra del estilo “ex miembro de la URSS” con espejitos y la cantante pop incluidos. Ninguna de las dos cosas lograron ahuyentar a la gente, y este pabellón era uno de los más solicitados.

Expo 2015

A lo largo del decumano había dispuestos diferentes stand que mostraban los productos típicos de Italia como el pan, el queso, los embutidos, etc. Me parecía una idea interesante hasta que me acerqué y vi que todo lo expuesto era de plástico al mejor estilo Disneyworld. Vaya desilusión, y se ve que no fui la única, porque no se caracterizaban precisamente por estar rodeados de un enjambre de gente…

Expo 2015Expo 2015

También el pabellón mejicano resultó ser uno de los más populares, aunque esas formas tipo hoja/pétalo se parecían demasiado a las del pabellón Alemán. ¿O viceversa? Rumania, por otro lado, es un país que fervientemente desearía visitar y además no había larga cola de espera para entrar, pero tengo que admitir que el pabellón, ese híbrido torta-sobre-torta entre construcción tradicional y minimalismo modernoso, no me inspiraba.

Expo 2015Expo 2015

Y así, como quien no quiere la cosa, llegué al cardo, en el que no podían faltar Lavazza, Martini (creo que originalmente la intención era una fachada verde, pero quizá pudo más el infernal verano milanés 2015) y el vino en todas sus expresiones (y consecuencias).

Expo 2015Expo 2015

Expo 2015Expo 2015

Obviamente la mayoría de las regiones y algunas provincias tenían su propio mini-pabellón, y por razones sentimentales gravité naturalmente hacia el de Piacenza, lugar de origen de mi familia materna, tierra de los tortelli, el pisarei a fasö, el gutturnio frizzante y los embutidos en general. En el momento de mi pasaje estaban haciendo una demostración de cómo se hace la pasta fresca.

Expo 2015

Siguiendo el cardo en dirección al Árbol de la Vida pasamos por el emblemático Palazzo Italia, diseñado por Nemesi&Partners, pensado como un híbrido entre arquitectura y escultura, en el cual la fachada representa el entrecruce de las ramas de los árboles. No me produjo ningún impacto en particular, demasiado efectismo y poca sustancia en mi opinión.

Expo 2015

Y el cardo está rematado por el gran protagonista de toda la expo, el amado por muchos y odiado por otros tantos Árbol de la vida. Tuve el gusto de verlo sea de día que durante los fuegos artificiales de medianoche y admito que tiene su gracia.

Expo 2015Expo 2015

Con esto terminamos la primer etapa de la travesía por la Expo 2015, y ni siquiera entré a un solo pabellón, así que queda aún mucho para contar en los próximos bites.