Salone del Mobile 2014_Día 5

Como lo dije antes, el Salone dura en realidad 6 días pero a pesar de todo mi entrenamiento me tuve que tomar uno libre porque no tenia sentido si mi cuerpo no quería caminar y mi cerebro no quería recibir ningún otro estimulo. Así fue como el quinto día fue el último y en el sexto Florencia descansó.

El recorrido comenzó en Triennale, un museo que está en la zona del Parco Sempione/Castello Sforzesco. Pude ver algunas cosas interesantes como las esculturas/maquetas de un artista japonés que me hacían acordar mucho a las formas surrealistas de los objetos en las pinturas del Bosco, pero como soy muy mala periodista y bloggera amateur no saqué las fotos pertinentes. Lo dejo a la imaginación.

Un plus de Triennale es el fantástico jardín que da al Parco Sempione donde se montó una especie de bar/café para adivinen qué…el aperitivo, obviamente. Además, había otros stands pequeños de empresas fabricantes de materiales pero nada particularmente interesante.

De las cosas que vi dentro, rescato:

El stand de Longines y su lluvia de pequeñas piezas de relojería

Tanques reciclados como equipamiento de cocina

Asiento con estufa incorporada (prestar atención al sentarse)

Nos quedaba pasear por la zona del Cuadrilátero de la Moda (Via Montenapoleone y Via della Spiga). Acá lo interesante fue la parte de vidrieras (aunque ya por lo general tienen un nivel increíble) y chusmear las colas y los aperitivos VIP en los locales o patios interiores rebosantes de modelos y lo más elevado de la pirámide alimenticia fashion mundial.

Algunas vidrieras interesantes:

Esta me parece interesante como imagen y efecto, pero en cuanto a merchandising la considero contraproducente porque a mi cerebro le cuesta demasiado trabajo identificar el producto entre tanto reflejo y brillo

FIN…¡y que se repita en el 2015!

Salone del Mobile 2014_Día 4

Durante el día 4 aprendí un nombre muy claramente: Patricia Urquiola, arquitecta y diseñadora española y aparentemente la figura del momento. Los dos años y medio de vida en China me habían aislado del mundo del diseño y tengo que admitir que no la conocía, pero vi su nombre y diseños en por lo menos 3 pabellones y un par de tapas de revistas. No soy de las que se dejan convencer por las corrientes y por lo que está en boga pero voy a tener que ponerme a investigar por lo menos para participar activamente en conversaciones con otros diseñadores.

Otra cosa que había notado el primer día pero que para el segundo ya me generó una curiosidad insasiable fue el tema de las valijitas de mano que todo el mundo llevaba. Al principio pensé que quizá era porque venían a Milán por el día por el Salone, entonces se paseaban con las valijas, pero sabiendo que esas personas no están haciendo Couchsurfing y que en los hoteles seguramente tendrían depósito de equipaje, razoné que tendría que haber otra razón para la proliferación de los susodichos items. Al parecer se usan para poner todos los folletos, catálogos y otras producciones impresas y asumo que también allí dentro tendrían sus tarjetas personas y portfolios. No deja de ser chistosos, pero es pintoresco. Una empresa incluso se arriesgó a entregar (no sé si a todo el mundo o a los VIP) unas valijitas con rueditas hechas de cartón y por supuesto con una buena publicidad de la marca y tengo que reconocer que funcionó porque todos querían ir a ese stand para obtener una. Yo pasé y seguí con mis bolsitas de tela que son más cómodas y lindas.

En una nota aparte quisiera agregar que viniendo de China, donde la disponibilidad de baños públicos en condiciones higiénicas mínimas no es de lo más común, me llamó extremadamente la atención la calidad y abundancia de servicios en los pabellones.

Peguémosle entonces una vichada a lo que vi este día, y la publicación de hoy está dedicada a los objetos. Tengan en consideración que seleccionar un número finito y razonable de objetos resultó una tarea titánica. Vi tantas cosas durante el Salone que llegó a entumecer mi capacidad de asombro.

Todo se ve mejor en colores

Divertidísimos bowls

Nunca pensé que usaría el adjetivo “adorable” para describir un radiador, pero estos se lo merecen

Esta empresa se encarga de hacer vidrios con diseños psicodélicos que se aplican como revestimiento de artefactos del hogar como heladeras y extractores.

Estos electrodomésticos montados en la pared me parecieron fantásticos. A la izquierda está la tostadora/grill, después la cafetera, el depósito de azúcar/café y a la derecha la caldera.

Como buena amante de los espacios pequeños, me enamoré de estas mini cocinas todo-en-uno, aunque en la de la izquierda no me convence que la basura esté suspendida sobre mi cabeza mientras cocino…

Y seguimos con los nanomateriales que sí, son todo lo tibios, suaves y agradables al tacto como dicen, pero por las dudas no pregunté por el precio.

 Enloquecí con este sistema de mesas que tengo una mínima idea de haber visto antes pero nunca tan bien llevado a cabo como en este caso. Una idea sencilla y atractiva. Lástima que no me gustan las mesas de vidrio y ponerle otro material encima sería un poco masacrar la idea.

Veamos algunos diseños de asientos y empecemos por el que quiero tener en mi casa YA.

Estas sillas se ven muy lindas pero no, gracias.

Sobre todo la de la extrema derecha.

 

Salone del Mobile 2014_Día 3

Y por fin llegó el día de ir al Salone propiamente dicho, que se hace en la zona de Rho-Fiera Milano, que es también donde se hacen muchas expos, es más, casi todo el tiempo hay alguna expo en ese lugar. Si bien el Salone dura 6 días, sólo los últimos 2 (sábado y domingo) se abre al público en general. Los otros días es para profesionales o comerciantes. Yo me tomé el trabajo de registrarme por internet y pude ir el viernes como profesional pero no significó mucha ventaja, ya que es lógico que a quienes interesa el Salone más que nada es a los profesionales del diseño así que me fui preparada para navegar multitudes.

Como si fuera poco, por primera vez en unos cuanto años, este año se incluyen también sectores de baños y cocinas y sus respectivas teconologías, cuando en otras ediciones se hacía solamente de amoblamiento living/comedor/dormitorio.

El predio tiene un eje principal y a ambos lados se encuentran los pabellones. Yo no logré con anterioridad hacerme una idea de lo inmenso que iba a ser todo, pero por experiencia en visitas con tiempos limitados tengo una estrategia que es moverme todo el tiempo y detenerme solamente ante lo que realmente me llama la atención. Tenía sí una idea de cosas que quería ver como una muestra que se llamaba “Dónde viven los arquitectos”. Ya les contaré de qué se trataba más adelante.

La primer parada fue en el pabellón de muebles clásicos. Nada para ver acá personalmente por una cuestión de gustos, pero en vez de concentrarme en los muebles me concentré en el diseño de los stands.

Cuando digo que no es mi gusto me refiero a atrocidades como ésta

Juzguen por ustedes mismos…

Si hablamos de lujo, al menos hablemos de cosas como ésta

…o ésta…

Saliendo rápidamente del pabellón clásico pasé al de muebles contemporáneos, directamente a la muestra “Dónde viven los arquitectos”. Tengo que admitir que se me cayó una lagrimita porque la muestra no incluía a mi superhéroe Rem Koolhaas pero el tema de la casa de los arquitectos es algo que siempre me ha fascinado (y no soy la única), por un lado porque creo que la vocación nace desde nuestro propio entorno, nuestra propia casa de la niñez y nuestra relación con ella. Luego, como profesionales, nuestra casa es nuestra carta de presentación, nuestra imagen. Sin embargo, me imagino que puede suceder que construyamos nuestra casa cuando aún no hemos encontramos nuestro propio estilo o nuestros propios gustos.

Están los arquitectos que prefieren los espacios vividos y están los que construyen su casa desde cero a imagen y semejanza de sus teorías arquitectónicas (Wright, Barragán, Aalto y tantos otros) o los que toman un edificio existente y lo colonizan con sus ideas (Ghery). Siempre he notado que los arquitectos tenemos alguna especie de fascinación por elementos específicos, sobre todo si son antiguos, o tienen una historia en particular o son difíciles de conseguir, o cosas que traemos de nuestros viajes. En mi caso son las máscaras y los libros, en otros será algún tipo de manualidad o artesanía, algún instrumento musical o artefacto, etc.

Dudo que haya un arquitecto que no fantasee con un cliente que le de rienda suelta a su creatividad y no ponga peros a ningún aspecto del diseño, y uno puede llegar a pensar que construir la propia casa debe ser la cosa más fácil del mundo para un arquitecto, pero yo no creo que sea así. No habiendo aún construido mi propia casa, podría decir que he pasado por al menos una decena de diseños a lo largo de mi vida y creo que me costaría decidirme a la hora de elegir uno definitivo para construirla. Además, los arquitectos podemos ser los más críticos con nosotros mismos y nuestros diseños y una discusión de un arquitecto consigo mismo puede llegar a ser una lucha titánica. Pero también es una oportunidad casi única de experimentación con teorías y técnicas, y puede llegar a ser su obra maestra.

Entonces, el stand en sí constaba de un espacio central con un planisferio en el piso que tenía marcadas las ciudades de residencia de los arquitectos, sobre las cuales “flotaba” una maqueta del stand dedicado a cada uno de ellos. En sí los stands eran muy simples, la parte más interesante (por lejos), era ver los videos de cada arquitecto explicando cómo era su casa. Se creaba una atmósfera muy íntima donde uno sentía que estaba teniendo una charla informal con el arquitecto. Interesante y más.

Face to face con Maximiliano Fuksas

Stand de Shigeru Ban, Premio Pritzker 2014

Mario Bellini tiene fijación con su biblioteca

El video de Daniel Libeskind tenía una reflexión interesante sobre la diferencia entre la residencia principal y la segunda residencia o residencia de verano, además de lo que es tener residencias en diferentes lugares, cómo es o cómo son las diferentes casas de un arquitecto en diferentes lugares, qué pone en su casa principal y qué pone en las otras, cuál es (y por qué) su casa original. Él dice que prefiere la de verano porque allí ponemos realmente lo esencial, mientras que a la residencia principal la cargamos con todo lo que podemos. Cuenta una anécdota de cuando construyó su casa de verano, que en vez de comprar cosas nuevas empezó a llevar cosas de su casa principal y al final se terminó sintiendo como que estaba saqueando su propia casa y tuvo que volver algunas cosas a su lugar original.

Otras cosas que me gustaron:

Me encantan la paleta de colores, los materiales y la imagen. Simple y agradable.

Estos hicieron todas las paredes con cajas de plástico. Simplemente fantástico.

Interesante el concepto del semi-alzado del dibujo técnico

Muchos se sirvieron de proyecciones para dar dinamismo al stand. Éste proyectaba croquis de diferentes diseños.

Y éste las usaba para mostrar diferentes colores de muebles y sus combinaciones

Y para despuntar el vicio me fui raudamente al stand de Kartell que presentaba la colección Aunts&Uncles del grandísimo Philippe Starck.

Philippe, je t’aime

Me gustaría saber las opiniones de otros arquitectos sobre las casas de los arquitectos y, si se animan, contar un poco cómo es. ¿Qué les parece?

Salone del Mobile 2014_Día 2

El segundo día del Salone o Semana del diseño fui a otro de los puntos neurálgicos del fuorisalone que es la zona Via Tortona/Via Savona. Aquí está ubicado Super Studio que es un recinto donde también hay diferentes pabellones de empresas y diseñadores, incluso de países como Tailandia. Gracias a la invitación de mi talentosísima amiga y diseñadora de interiores-fotógrafa Darin Nungthibodi Trichakraphop pude acceder y disfrutar de las maravillas en exposición, porque como en todo el Salone (vamos, y en todo Milán el resto del año, en fin), no se trata sólo del diseño sino también de las colas, las listas de invitados, las gift card, las tarjetas profesionales, los carnet de prensa, las registraciones, los folletos, catálogos, bolsitas y muestras de materiales.

En general es bastante democrático el salone, pero como todo en Milán, tiene sus sectores VIP (con una tarjeta profesional o registración como profesional – nadie reclama ningún título – uno puede entrar a muchos lugares) y ultraVIP (sólo si uno está en la lista de invitados).

Además de pabellones visualmente interesantes como, este de productos en vidrio…

…se encuentran también cosas impensadas como muebles para exteriores hechos de aluminio pero que parecen de piedra y ADEMÁS tienen un sistema por el cual se puede regular su temperatura:

Parece cerámica…pero es aluminio

Uno de los sillones era frío (supongo que para el verano) pero realmente me pareció un poco hostil, aunque quizá ese fuera el objetivo dado que se trata de una reproducción de la superficie de la luna basada en datos reales de la NASA.

Un punto en negativo que tengo para este pabellón es que no había nada que indicase que las cosas se podían tocar o que eran para sentarse sobre ellas, porque no quedaba claro si eran mesas o esculturas o qué.

Hay un sector donde exponen los estudiantes de diseño y es realmente uno de los sectores más “humanos” y menos comerciales, por eso me gustó mucho, sobre todo porque uno tiene la oportunidad de hablar con la persona que lo diseñó, y ver cómo se les ilumina la cara cuando uno reacciona con “wows” y “oooohhhs” a sus diseños, porque verdaderamente, hay que ser muy KOOL(haas) para que los halagos a nuestra creatividad no nos afecten en lo más mínimo.

Este chico inventó una barbacoa portable que se pliega como un paraguas.

Este otro hizo una instalación que estaba conectada a un satélite y cada un minuto recibía datos de las explosiones solares y los usaba para transformar la energía en diferentes colores, así como reproducir el sonido. Daba un poco de impresión, la verdad.

Saliendo del Super Studio pasamos por el local de Ermenegildo Zegna que tenía una instalación muy interesante de Samsung sobre el reciclaje de artefactos para el hogar.

Luego pasamos por el lugar que me gustó más de todos los que vi durante el segundo día: MOOD. Hicieron unas cuantas ambientaciones con diferentes estilos de muebles y detrás pusieron, a modo de telón, gigantografías de espacios renacentistas, exóticos, modernos, etc. Las imágenes, la iluminación, las ambientaciones, los muebles: todo impecable, invitaba a quedarse y disfrutar.

Para rematar (y guiadas por la cantidad de gente que se paseaba con una muy adorable bolsita blanca con una misteriosa cajita blanca dentro), llegamos a Studio Jobs, una tienda de empapelados chic. No soy una persona de empapelados, pero se puede decir que después de pasar por el open bar de Prosecco y después de un par de chocolates holandeses comencé a desarrollar cierto aprecio por ellos.

Salone del Mobile 2014_Día 1

 

El Salone del Mobile di Milano empezó en 1961 como forma de promover el diseño de muebles italianos y se transformó en el punto de referencia mundial en cuanto al diseño de muebles y objetos y demás está decir que es un festin para cualquiera que tenga aunque sea un mínimo de relación con el diseño. Acá toman Prosecco hasta altas horas de la noche exponen todas las grandes marcas y diseñadores, todos quieren estar presentes, así como también los fabricantes de accesorios y desarrolladores de tecnologías relacionadas. El SDM es verdaderamente un escaparate de lo último en diseño, tecnología y materiales relacionados al mobiliario y por extensión a la decoración y diseño de interiores.

Se puede decir que el evento en sí (que dura 6 días) se puede dividir en dos grandes partes: el salone propiamente dicho que es donde están los pabellones y para el que se requiere una entrada, y el fuorisalone que se lleva a cabo en la ciudad y que a su vez se divide por zonas, donde participan todos los locales de cada zona con instalaciones, exhibiciones, eventos y diseños especiales en las vidrieras y dentro de los locales. El fuorisalone incluye locales que quizá no tengan que ver con el diseño pero que aprovechan de la gran afluencia de personas para hacerse conocer como cafés, tiendas de ropa y otros. Especialmente los centros educativos y culturales tienen actividades y exhibiciones específicas y ni que hablar de las instituciones dedicadas al diseño, de modas, autos, arquitectura o lo que sea. A su vez, cada día del salone se adjudica a una zona y ésta se encarga de hacer actividades especiales como la Notte Bianca de la zona Brera durante la cual los comercios permanecen abiertos toda la noche (y por supuesto los restaurantes y bares).

Otra modalidad es el alquiler temporario de algún local para exhibir solamente durante el salone, modalidad preferida por nuevas y pequeñas marcas o artistas emergentes.

Los horarios del fuorisalone son principalmente nocturnos (después de las 5 que es cuando los locales cierran a las ventas y comienzan con las exhibiciones y eventos relacionados, se abre el bar, etc.) pero en lo que es instituciones y centros culturales por lo general se manejan con horarios diurnos.

En fin, un momento del año donde se respira, se degusta, se habla de, se escucha de, se piensa en y se palpa DISEÑO. Del bueno, del malo y de todo lo que hay entre medio, pero sobre todo del bueno.

El primer día lamentablemente tuve que arrancar tarde porque tenía clases, pero de todos modos hice mi primer parada en la zona de Brera que ya de por sí es una zona muy linda y pintoresca de Milán. Muy conocida es una de las calles llamada La calle de los quiromantes porque hay uno cada 5 metros, dispuestos a leer cartas y manos a los transeúntes interesados en tales prácticas.

Después me di un paseo por la Academia de Brera que de por sí es una estructura hermosa y que esta vez contenía una exposición de fotografías que trataban sobre la relación maestro-discípulo en el sector artes. Tanto el tema como las fotos me parecieron emotivos e interesantes.

Y por último, después de un stop para el mandatorio aperitivo, me dediqué a ver vidrieras. Algunas son verdaderas obras de artes y otras te dejan “?!”, como esta: